Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

Por qué la tercera ha sido la mejor temporada de 'Vis a vis'

Cuando se anunció el regreso de 'Vis a vis', la denominada 'marea amarilla' aplaudió la noticia y convirtió a la serie en una de las más esperadas de la temporada. Sin embargo, es ahora cuando toca hacer balance de los nuevos episodios la ficción de Globomedia, que tras su paso por Antena 3 se mudó a FOX dos años después de su incierto final. Todo podía haber acabado mal con el cambio al canal de pago, sin embargo, la tercera ha sido la mejor temporada de 'Vis a vis' por estos motivos:

Aunque a priori era una excusa para construir un nuevo plató tras la desaparición del anterior, el cambio de cárcel le ha sentado de maravilla a las reclusas de 'Vis a vis'. De esta manera, las viejas protagonistas dejaron su guerra interna para hacer frente a la mafia china en Cruz del norte, donde las trasladan y ya no están en la cúspide de la pirámide. Pero no sólo eso, las de Cruz del sur se han encontrado en la nueva cárcel con una ex concejala acusada de robar y con unos funcionarios de prisiones no menos corruptos. En definitiva, aire fresco para una serie que tenía complicado crear nuevas tramas con unos personajes encerrados en unos pocos metros cuadrados.

'Vis a vis' ha acortado la duración de los episodios: de una hora y cuarto por capítulo en su etapa en Antena 3 a poco más de 40 minutos en FOX, donde la publicidad también era menor. Solo en esas pequeñas pausas se podía parar a respirar, ya que, sobre todo en la primera parte de la temporada, no había capítulo sin que alguna trama diese un giro inesperado que dejase descolocado a los espectadores. Condensada toda su acción en menos tiempo, 'Vis a vis' ha contado con un ritmo frenético que la mayoría de series españolas deben envidiar.

Otro cambio significativo: la serie ha pasado de estar recomendada a mayores de dieciséis años a serlo solo para mayores de edad. ¿El motivo? Una apuesta mucho más atrevida por escenas "gore" que en su etapa en Antena 3 habrían herido demasiadas sensibilidades. Más sangre, más violencia extrema, y todo ello mucho más gráfico. Así ha sido la tercera temporada de 'Vis a vis', que si bien en sus otras tandas tampoco buscaba contentar a toda la familia, sí se ha rendido por completo a la brutalidad.

Desde un principio 'Vis a vis' ha sido una serie de corte poco realista. Como la misma Najwa Nimri (Zulema) definía en las entrevistas, esta no es una serie con personajes reales, sino más bien sacados de un cómic de aventuras. Y esa sensación de estar viendo una película de acción se ha acentuado con el tramo final, mucho más disparatado de lo que se podía prever. El bando chino, acompañado de su característica tenebrosidad en cada plano, se ha sumado a la sibilina Zulema, la fría prisión o al icónico uniforme amarillo que conforman el imaginario de la serie. Eso sí, las interpretaciones de las protagonistas han dado a sus personajes mucha verdad con la que el público ha logrado empatizar.

La tercera temporada tampoco se ha visto lastrada por sus dos predecesoras. 'Vis a vis' no ha tenido miedo a evolucionar, lo que le ha llevado a acabar de forma rotunda con algunos personajes, así como de darle descanso a otros y darle relevancia a nuevos. La serie podría haberse quedado con todos los elementos que envolvían sus temporadas anteriores, pero en esta ocasión se ha centrado en lo más importante: la cárcel y lo que hay en ella, dejando atrás las tramas del pasado y dando paso a nuevos rumbos.

Temas: Vis a vis · Antena 3

Outbrain