Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

LA FINAL MASCULINA

Djokovic vuelve a la cima ganando su cuarto Wimbledon

Djokovic besa el trofeo de campeón de Wimbledon. / REUTERS / TONY O BRIEN

Setefan, el hijo de Djokovic y su mujer Jelena, aplauden en el palco de Wimbledon. / REUTERS

Dos años y medio después de conquistar su primer Roland Garros, Novak Djokovic ha vuelto a ganar un Grand Slam al vencer en la final de Wimbledon al surafricano Kevin Anderson por 6-2, 6-2 y 7-6 (7-3). El tenista serbio está de regreso para volver a pelearse por los grandes títulos con Rafael Nadal, al que eliminó en las semifinales, y con Roger Federer, derrotado en la hierba inglesa por el gigante tenista surafricano (2,03 minutos).

Djokovic no ha dejado escapar su oportunidad de ganar el cuarto título en Wimbledon, después de haberlo conseguido en el 2011, 2014 y 2015. Si para alcanzar la final, tanto él como Anderson tuvieron que superar dos semifinales al límite de los cinco sets, en esta ocasión apenas ha habido batalla. El tenista serbio ha entrado en la central con las ideas muy claras de como ganar a un rival, con el que solo había perdido en una ocasión (Miami, 2008) de cinco partidos,  aunque en el último enfrentamiento de ambos, en Wimbledon en el 2015, Djokovic tuvo que remontar dos sets en octavos de final, antes de superar al 'bombardero' surafricano.

En 2 horas y 19 minutos Djokovic ha podido levantar sus brazos al cielo, feliz y orgulloso, aplaudido en el palco por su hijo de tres años y medio, Stefan. "Me hace inmensamente feliz verle en el palco y estoy emocionado por esta victoria tan especial", valoraba tras una victoria donde solo pasó apuros en el último set cuando Anderson ha forzado la situación.

Piernas como  gelatina

Posiblemente la fatiga mental y física de Anderson, con más de 11 horas en sus brazos y piernas en los últimos dos partidos, se han convertido en un factor decisivo para que no pudiera presentar la batalla que esperaban las gradas y a la que le animaba el úblico en cada punto que ganaba o fallaba Djokovic. El esfuerzo titánico había sido demasiado en los últimos días. "Siento mis piernas como si fueran de gelatina" había dicho el día anterior el tenista surafricano ha tenido que ser atendido en su brazo derecho en el primer set y su poderoso saque (172 'aces' en el torneo hasta la final) lo ha notado. 

Djokovic ha ganado los dos primeros sets en poco en 1 hora y 12 minutos. El tenista serbio ha roto de entrada en cada manga y ha repetido en el quinto juego, cediendo solo cuatro puntos en 10 juegos de saque hasta el 4-1 del segundo set. Sin aparente esfuerzo, controlando el ritmo del partido y dominando desde el fondo. Ha tenido que pasar 70 minutos para que Anderson rompiera ese dominio y dispusiera de su primera bola de 'break', aunque no la ha concretado, animado por un público que pedía  emoción y más batalla.

Y esa batalla ha llegado, un poco tarde, en el tercer set. Anderson ha mantenido la igualdad en el marcador  (4-4), justo cuando en Rusia comenzaba la final del Mundial de fútbol entre Francia y Croacia. En el siguiente juego Djokovic ha salvado dos 'break points', tras cometer dos dobles faltas, y en su siguiente servicio tres más, que que le habrían costado el set, para forzar finalmente el 'tie break'  por 7-3  y celebrar feliz su retorno a la cima, arrodillánadose sobre la hierba y recogiendo una brizna, para comérsela, como hizo en su primera victoria, cuando ganó a Rafael Nadal hace ya siete años.

La familia y las dudas

¿El secreto de su regreso? le ha preguntado en la central la extenista inglesa Sue Baker. Y Djokovic ha mirado emocionado hacia su palco,  donde estaba su mujer Jelena, que en el 2016 se marchó en mitad del partido que perdió con Sam Querrey en tercera ronda de Wimbledon, donde estaba su pequeño hijo Stefan, su familia, su cuerpo técnico con a su entrenador  de mil batallas, Marian Vajda, retornado hace unos meses. "Siempre he confiado en mi mismo pero cuando tuve dudas de si podría volver a competir, tras seis meses parado por mi operación de codo,  ha sido fundamental el apoyo de toa mi familia y mi equipo que me ha animado y ha creído en mi en esos di'iciles momentos", ha dicho.

Djokovic ha vuelto. Preparado para las grandes batallas. De momento ya está entre los cuatro tenistas que más títulos han ganado en Wimbledon desde la era Open (1968) junto a Roger Federer (8), Pete Sampras (7) y Bjorn Borg (5).
 

Outbrain