Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

Política y asesinatos en familia

 Un asesino en familia, en canal DKiss.

Estos días compagino capítulos de Un asesino en la familia (DKiss), con los Telenotícies (TV-3). Se complementan de manera prodigiosa. Una verdadera maravilla. En el docu-reality de DKISS tienen un lema, que es como una advertencia, como un grito, que preludia cada episodio. La voz del narrador siempre nos dice: «Los enemigos más mortales son siempre los parientes más cercanos». ¡Ahh! Es la versión killer de aquel tremendo adagio tan nostrat que dice: «Com més cosins més endins».

La última madrugada, en DKiss nos han dramatizado el caso de la muerte de Granny, matriarca de la familia Brecknell,  de Montgomery (Alabama). La familia cree que la ha asesinado el tío Tommy. Y claro, están tan rabiosos que una tarde le dan una paliza tremebunda, pero no logran matarle del todo hasta que agarran el televisor de la sala de estar y se lo estampan contra la cabeza. ¡Ahh! Es una muerte terrible. Ni un crítico de televisión merece morir así. La cuestión es que la locura se apodera de esa familia, y los Brecknell se van matando entre sí. La imagen de la pobre Granny, la matriarca, en el ataúd, es muy triste. Pocas horas antes, en el TN vespre (TV-3) nos decían: «Marta Pascal renuncia seguir dirigiendo el PDeCAT. ¡Ha cedido a la presión de los críticos!». ¡Ah! El titular correcto, impactante pero mucho más justo y descriptivo hubiera sido: «¡Asesinato político!: Puigdemont liquida a Marta Pascal». Y podían haberlo ilustrado sacándola en ataúd, como la pobre señora de Un asesino en familia.

Hombre, ya sabemos que en los TN tienden siempre a maquillar con mucha tanatopraxia los cadáveres que el processisme genera entre sí. Pero esta vez ha sido tan evidente el feminicidio político que hasta en templo tan devoto y comulgante como FAQS apareció el periodista Quico Sallés con un puñal clavado en la espalda y al grito de «¡Cuerpo a tierra, que vienen los míos!» nos contaba, con su particular sentido del humor, siempre muy entretenido, cómo volaban los cuchillos en el Congrés del PDeCAT, con Marta Pascal como víctima.

Ahora mi canario flauta Papitu está enganchado a otro programa de DKiss llamado Desastres estéticos. Es terrorífico. Salen criaturas adictas al bisturí. Creen que mutilando el cuerpo mejora su figura. Aspiran a ser más atractivas haciendo carnicerías. Habrá que seguir el asunto también en los Telenotícies.

Outbrain