Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

DECLARACIÓN JUDICIAL

El miembro de 'La manada' que robó unas gafas seguirá en la cárcel al menos hasta septiembre

Los guardias de seguridad de un centro comercial de Sevilla se reafirman en que intentó atropellarles

El joven niega la agresión y apunta a que solo hubo "un roce" cuando se daba a la fuga

Los agentes de seguridad agredidos por el miembro de La manada Ángel Boza, a su entrada en los juzgados de Sevilla, este domingo. / EFE / PEPO HERRERA

Los vigilantes de seguridad que intentaron interceptar a Ángel Boza, miembro de 'La manada', cuando este acababa de sustraer unas gafas de sol ratificaron este domingo ante el juez que el joven intentó “atropellarles” al darse a la fuga tras ser descubierto. El juez que instruye el caso había convocado este domingo, aprovechando un turno de guardia antes de sus vacaciones, a los tres vigilantes de seguridad que intervinieron para intentar detener a Boza el pasado 1 de agosto en una gran superficie comercial y a un responsable del establecimiento con el objetivo de intentar esclarecer lo sucedido aquella tarde. El magistrado no regresará hasta septiembre, por lo que Boza permanecerá en prisión provisional hasta entonces.

El abogado de Boza insiste en que se trata de “una exageración” y que la única intención del joven era huir, no agredir a los guardias, aunque reconoce hubo un “roce”. Boza, condenado junto a cuatro compañeros a nueve años de prisión por agresión sexual durante los Sanfermines de 2016 en un fallo recurrido, permanece en la cárcel acusado por un delito de robo con agresión.

Al parecer, según fuentes judiciales, existen grabaciones de lo ocurrido en el centro comercial, cuando Boza, el más joven de los integrantes de 'La manada' y con antecedentes por conducir bajo los efectos del alcohol, se interesó por unas gafas valoradas en 140 euros y en un despiste de la dependienta les dio el cambiazo y tras quitarles la alarma las escondió en su pantalón. A continuación, se dirigió a su vehículo en el parking, aunque las cámaras no pudieron grabar lo que ocurrió allí.

Los tres vigilantes han reiterado su denuncia a cerca de que Boza intentó atropellarles. El auto judicial que mandó al joven a prisión, basado en el atestado policial, incidió en que lejos de atender las indicaciones de los vigilantes para salir del coche, Boza aceleró “violentamente” e incluso invadió el carril contrario del párking, llegando a alcanzar a uno de los vigilantes en el costado y a otro en una mano. Los vigilantes requirieron atención sanitaria, pero no obstante ninguno de ellos ha presentado reclamación alguna por las lesiones.

A este argumento se aferra el abogado defensor para subrayar que el asunto tuvo menor calado y que, al ser la lesión “mínima”, hay que descartar el robo con agresión, la tipificación más grave al estar penada con entre 2 y 5 años de cárcel, porque sería simplemente un hurto. Por este motivo, asegura que en septiembre, a la vuelta de las vacaciones del juez instructor, presentará un recurso para la puesta en libertad de Boza, algo que estima debería producirse de forma rápida dado que se no se van a practicar nuevas diligencias.

Temas: La Manada · Robos · Andalucía

Outbrain