Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

prohibidas desde este sábado

El adiós de las bombillas halógenas permitirá un ahorro del 15% de la factura, según la UE

La Comisión Europea asegura que con la irrupción de la iluminación LED se conseguirá en 2020 un ahorro de electricidad equivalente al consumo anual de 11 millones de hogares y una reducción del recibo de la luz de un 15%

Particularidades de la prohibición de las bombillas halógenas, vigente a partir del 1 de setiembre / JOAN PUIG (VÍDEO: EFE)

Ha llegado el momento de que las bombillas halógenas pasen a ese armario de la historia en el que reposan los carretes de fotos, las máquinas de escribir y otros artilugios que se fueron apagando también con las nuevas tecnologías. En este caso, no obstante, las halógenas caerán en desuso no por ley de vida, sino por la fuerza, pues la Unión Europea ha fijado su prohibición a partir de este sábado, 1 de septiembre por una cuestión medioambiental y de ahorro energético. Llega el momento de las bombillas LED, que según Bruselas permitirán ahorrar el 15% de la factura eléctrica.

En los últimos meses ya se había vetado la fabricación de los dispositivos halógenos, pero la directiva europea fija para ahora la prohibición de la comercialización y la introducción progresiva de la tecnología LED.

Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), el aumento en las ventas de las bombillas LED a raíz de la desaparición de las halógenas provocará una bajada de precios.

El protocolo de Kioto

Esta medida que fulmina las halógenas es una continuación de la estrategia fijada en el protocolo de Kioto, que estableció una serie de medidas para paliar las emisiones de gases que producen el efecto invernadero con el objetivo de conseguir una iluminación más eficiente y sostenible.

Según un estudio llevado a cabo por la empresa de iluminación Ledvance, el 67%  de los consumidores escucharon algo acerca de la normativa, pero desconocían cuáles eran las consecuencias de una medida que empezó progresivamente en el año 2009 para poner fin a las fuentes de luz ineficientes.

Aparte de la durabilidad, el ahorro energético es una de las principales ventajas de las bombillas LED, ya que consumen un 90% menos que las halógenas. Las lámparas de este material dan la misma cantidad de electricidad, pero consumiendo una décima parte de la energía, por lo que son hasta 10 veces más eficientes que la antigua bombilla incandescente.

Este tipo de tecnología ofrece además mejoras en la calidad de la luz y en otro tipo de aplicaciones adicionales como el hecho de que se puedan apagar ellas solas con luz natural. También se pueden utilizar como reemplazos directos de las antiguas bombillas, lo que facilita al usuario final este trabajo de sustitución.

Bombillas halógenas. / Archivo

Modelos afectados

La normativa actual que entrará este 1 de septiembre afecta a todas las bombillas halógenas omnidireccionales de casquillo grueso - E27 - y fino - E14 -, la bombilla 'de toda la vida'. Además, están incluidas algunas bombillas no direcciones con casquillos G4 y GY6.35. Eso sí, todas las bombillas halógenas destinadas a los coches quedarán fuera de la prohibición.

Pero: ¿Por qué se van a sustituir? Lo que permite este recambio tecnológico es la irrupción de las LED. Aunque podemos remontarnos a 1907, cuando Henry Joseph Round creó el primer diodo semiconductor por accidente en medio de un experimento con cristales de germanio, lo cierto es que los LED aparecieron en 1960, pero tenían una potencia mínima.

En 1993, el primer LED totalmente azul y en 1998, el blanco, hicieron que a partir de 2002 los 'diodos emisores de luz' (Light-emitting diode) empezaran su particular conquista del mercado lumínico.

Eliminación progresiva

Esta medida de eliminación de las bombillas halógenas tiene como fin ir acabando de manera progresiva con aquellas fuentes de energía consideradas como menos eficientes, dentro del objetivo de reducir las emisiones contaminantes y fomentar el ahorro energético.

En 2012 fueron ya las bombillas incandescentes las que vieron el fin a su venta, mientras que en 2016 le tocó el turno a los focos halógenos y a partir de este sábado será la hora para las bombillas halógenas. 

Política efectiva

En la actualidad hay cierta evidencia a favor de que las normativas medioambientales pueden aumentar la eficiencia, la innovación y la competitividad de las empresas. En este caso, parece claro que la transición hacia la tecnología LED va a conllevar un ahorro a los ciudadanos de la Unión.

La Comisión Europea asegura que en el  2020 se conseguirá un ahorro de electricidad equivalente al consumo anual de 11 millones de hogares y una reducción del recibo de la luz de un 15%.

Outbrain