Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

España multiplica por cinco los casos de tuberculosis de la UE

Los médicos alertan del riesgo de no cumplir con rigor los tratamientos

Un 16% de los infectados son inmigrantes que se contagian al llegar

Aunque las cifras de nuevos casos disminuyen desde 1992, la población española sigue siendo la más afectada por tuberculosis en la Unión Europea, con excepción de Portugal. La incidencia en España de enfermos y portadores asintomáticos del bacilo de Koch multiplica por cinco la media europea, indica la Societat Catalana de Medicina Familiar i Comunitaria. En el 2005, se diagnosticó la tuberculosis a cerca de 12.000 personas en España, 1.500 en Catalunya, de las que un 45% mantienen activo el bacilo, es decir, son susceptibles de contagiarlo fácilmente a quienes conviven o trabajan con ellos. La Organización Mundial de la Salut (OMS) convocó ayer el día mundial de esta enfermedad.

Un 25% de la población española de todas las extracciones sociales es portadora latente del bacilo y constituye una inalcanzable reserva natural del mycobacterium que descubrió Robert Koch. No obstante, menos de un 10% de esos infectados desarrollarán los síntomas de la tuberculosis, aseguró el doctor Joan Artur Caylà, de la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB).

LA DISPERSIÓN

El principal riesgo que implican quienes inician una tuberculosis es la facilidad con que dispersan el bacilo en los días inmediatos al contagio, tanto si toman tratamiento como si no lo hacen. Al hablar o al toser, lo lanzan al aire. Quien sigue con rigor la terapia antituberculosa --ocho pastillas diarias durante un mínimo de ocho meses-- deja de transmitir la enfermedad tres semanas después de iniciar la toma de medicamentos.

El mal cumplimiento terapéutico en que caen muchos de estos enfermos facilita que el bacilo de la tuberculosis se adapte y resista a la medicación, una situación que complica su curación y facilita el nacimiento de microorganismos preparados para ser insensibles a las terapias. La OMS calcula que en el mundo existen unos 500.000 enfermos de tuberculosis en esa situación.

Conscientes de la importancia de que la población diagnosticada siga bien los tratamientos, la ASPB estableció en el 2000 la unidad de Tratamiento Directamente Observado, un servicio que tiene la misión de garantizar la toma de los fármacos de personas reacias a hacerlo. Enfermeros o trabajadores sociales de dicha unidad se citan a diario con un centenar de pacientes, les entregan las pastillas del día con un vaso con agua, y no se van de allí hasta que se han tragado toda la dosis.

Un 7% de los enfermos de tuberculosis en España --un 16% en Barcelona-- son inmigrantes venidos de países pobres que, en su mayoría, se infectan aquí y desarrollan los síntomas meses después de haber llegado, explican los especialistas. Sufren tuberculosis por sus insalubres condiciones de vida, aseguran.

Temas: Tuberculosis

Outbrain