Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

La Diada abre el otoño de movilizaciones independentistas

La oposición critica que las celebraciones institucionales solo representan a "la mitad" de catalanes

Los políticos presos y los 'exiliados' llaman a manifestarse en una carta conjunta

La consellera de Presidència, Elsa Artadi, y y el vicepresidente del Parlament Josep Costa presentan el cartel de la Diada del 2018 / JORDI COTRINA

La Diada más enrarecida de los últimos años se convertirá este martes el punto más caliente del inicio del curso político catalán. Los partidos independentistas, cuyos principales líderes están presos o se han marchado al extranjero, esperan que la jornada depare la primera de varias multitudinarias manifestaciones que deben servir para aumentar la moral de los ciudadanos de esa cuerda, desorientados por la falta de propuestas concretas del nuevo Govern.

► Diada de Catalunya 2018, en directo

Los hechos del año pasado están en la mente de todos. Las estrambóticas jornadas parlamentarias del 6 y 7 de septiembre, la manifestación del 20 de septiembre frente a la conselleria de Economia, el referéndum del 1-O y la dura represión policial, las detenciones y las huidas posteriores, la aplicación del 155 y las elecciones de diciembre... Catalunya lleva 12 meses viviendo en un estado de ánimo de excepción. Y los independentistas pretenden que la Diada sea de nuevo una catársis colectiva que les ayude a centrar el foco donde a ellos les interesa.

De momento, sobresale la evocación de los presos y los 'exiliados'. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ya evidenció en su conferencia de la semana pasada que esta vez no hay una hoja de ruta a la que agarrarse, y que el futuro del movimiento independentista dependerá de factores como los pasos que dé el Gobierno de Pedro Sánchez o el juicio a los impulsores del referéndum. Por eso, los actos institucionales de este año ponen el acento en la necesidad de liberar a los encarcelados, en la vuelta de los desplazados y en una eventual falta de libertad de expresión.

Luz tras la "oscuridad" del 155

El cartel oficial -cuatro barras tapadas con cinta adhesiva, como denuncia de la "voluntad de silenciar las instituciones catalanas"- ya generó críticas de la oposición. De hecho, ni Ciutadans ni PSC ni PP participarán en el acto institucional más significativo, de indudable cariz partidista. Torra y el presidente del Parlament, Roger Torrent, reivindicarán hoy a partir de las 20.30 horas la libertad de los presos soberanistas con una marcha que irá desde la Cámara catalana hasta el Palau de la Generalitat. Al finalizar el recorrido, varios artistas representarán la metáfora de "llevar la luz a la institución tras la oscuridad y la parálisis impuesta tras la aplicación del 155".

En vista de las circunstancias, los socialistas catalanes estarán ausentes por primera vez del acto institucional de la Diada: alegan que solo representa a "la mitad" de los catalanes. Cs y PP tampoco participarán, pero en su caso llevan años marcando distancia con las ceremonias que organiza el Govern por estas fechas.

400.000 inscritos

Nadie duda de que la manifestación del martes por la tarde, organizada por la ANC y Òmnium Cultural, será de nuevo multitudinaria. La ANC, que desde la llegada de Elisenda Paluzie a la presidencia se ha alineado con las tesis de agitación permanente que defiende Carles Puigdemont, ha informado de que cerca de 400.000 personas se han inscrito ya para participar en una demostración que pretende llenar la avenida Diagonal de Barcelona. Se han contratado 1.300 autocares para que ciudadanos de todas las comarcas lleguen a la capital catalana.

Sin embargo, los últimos días han ofrecido algunos síntomas de que los convocantes temen que la manifestación no sea tan multitudinaria como en otras ocasiones. Por ejemplo, las incesantes llamadas a la movilización de casi todos los líderes independentistas. En estos movimientos hay que enmarcar también la carta de los presos y los 'exiliados' que hoy publica EL PERIÓDICO.

Firmada por 16 personas -incluidas Marta Rovira y Anna Gabriel- la misiva empieza subrayando el carácter "absolutamente excepcional" de este Once de Septiembre. En la línea de vincular la reivindicación independentista con otras de diversa índole, los presos y 'exiliados' se declaran herederos de los "luchadores antifranquistas" y de la tradición catalanista y reivindican la "república catalana". Además, avisan al Gobierno de Pedro Sánchez de que cualquier propuesta de negociación "debe respetar la voluntad mayoritaria del pueblo de Catalunya".

Último esfuerzo de Torra

"Este Once de Septiembre llenemos Barcelona de libertad, justicia, democracia y república. Gracias por estar ahí siempre y por perseverar. Nosotros no desfalleceremos", concluye la carta.

También el presidente de la Generalitat hizo este domingo un último esfuerzo para movilizar a los independentistas. Torra invitó a los catalanes a hacer de la jornada del martes un "clamor por la libertad", e inistió en que no "aceptará" una eventual condena de los presos. El 'president' aún no ha explicado qué hará si eso pasa, pero afronta la Diada con las sentencias en mente.

Outbrain