Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

LA GOBERNABILIDAD ANDALUZA

Rivera da por liquidada la legislatura en Andalucía

El líder de Cs emplaza al PSOE a suprimir los aforamientos antes del viernes para mantener el pacto

Susana Díaz reprocha al partido naranja "intereses electoralistas" por su pulso con el PP

Ciudadanos espera que PSOE-A rectifique y cumpla el pacto en Andalucía. / RAFA ALCAIDE (EFE / VÍDEO: EUROPA PRESS)

Andalucía volverá este otoño a adelantar su cita con las urnas. Al igual que ocurriera hace tres años, los socialistas han encontrado en sus socios de viaje la excusa para poner punto y final a la legislatura acusándoles de generar inestabilidad política e imposibilitar nuevos proyectos o incluso las cuentas públicas. El desencuentro lo pone en esta ocasión Ciudadanos, que a siete meses del final del mandato ha exigido la puesta en marcha de las medidas de regeneración democráticas incluidas en el pacto suscrito en 2015 con los socialistas. “Los pactos acuerdos se cumplen en todos sus puntos, no solo en algunos”, aseveró Albert Rivera desde Córdoba, emplazando a la presidenta Susana Díaz a “cumplir su palabra” y “rectificar su negativa” a poner en marcha la supresión de los aforamientos o la reforma de la ley electoral.

La última palabra sobre la ruptura del pacto la tendrá este viernes el comité ejecutivo nacional de Cs, que se reúne en Málaga. Estudiarán el grado de cumplimiento del acuerdo de gobierno y “tomarán decisiones”, por lo que los socialistas, dicen en la formación naranja, tienen dos días para rectificar y, al menos, iniciar los trámites de unas medidas que, en el mejor de los casos, requerirían meses de trámites, el apoyo del Congreso e incluso una consulta ciudadana. Y que el PSOE además emplaza a que sea un debate nacional, no autonómico. Con esa voluntad de regeneración democrática, saldó Rivera, se zanjaría el debate y la legislatura se agotaría cuando toque. Salvo que, como dejó caer ayer, los socialistas sean los primeros interesados en el anticipo para evitar que la campaña pudiera verse contaminada por la sentencia del caso ERE el próximo año.

Pero desde el PSOE tienen claro que Rivera plantea la cita andaluza en clave nacional, y que por esos cálculos electorales no le importa “tirar por tierra tres años y medio”, como le espetó ayer la presidenta Susana Díaz. Los sondeos dan a Cs por delante del PP en Andalucía, lo que permitiría coger aire a una formación desdibujada tras la moción de censura. Rivera, además, quiere desmarcarse del apoyo socialista en su pulso con el PP de Pablo Casado para las generales, evitando presentarse como la muleta del PSOE en su principal feudo.

Por este motivo, Rivera no dudó ayer en reprochar la “alergia” de PP y PSOE a la “regeneración democrática”, arrogándose el mérito de ser el partido de la gobernabilidad. “Cs ya ha cumplido apoyando la investidura y la estabilidad”, aseveró Rivera, “quien de momento no lo está cumpliendo son el PSOE y Susana Díaz”, insistió. Las posturas parecen inamovibles, y el pasado martes, tras la reunión de seguimiento del pacto entre ambos partidos, el líder de Cs en Andalucía, Juan Marín, ya adelantó que esa “falta de voluntad” del PSOE “nos libera de las obligaciones de cumplir con nuestra parte”.

El relato de la ruptura, “teatrillo” o sainete, según lo definieron el resto de formaciones andaluzas, no dista mucho del que Díaz escenificó en 2015. Sus entonces socios, IU, amagaron con evaluar también el cumplimiento del acuerdo de gobierno, la socialista lo entendió como una interferencia y convocó a las urnas. En esta ocasión, en el PSOE han vuelto a defender que ellos están ocupados gobernando, y que son las otras formaciones quienes generan la inestabilidad porque “tienen la calculadora electoral en la mano”. El portavoz socialista en el Parlamento, Mario Jiménez, reconoció ayer que la postura de Cs “aboca al adelanto”. Pese a que en el PSOE aseguran que podrían continuar con los presupuestos autonómicos prorrogados, la verdadera prueba de fuego vendrá en las próximas sesiones parlamentarias, donde se verá el margen de maniobra. Díaz tiene especial interés en la reforma de la Ley de Igualdad, que llegará a la Cámara a finales de mes y que ha sido consensuada por todos los partidos, por lo que el botón de las elecciones podría activarse entonces.

Outbrain