Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

INVESTIGACIÓN

La mujer del atacante de Cornellà declara que podría tratarse de un suicidio porque era homosexual

Los Mossos lo tratan como un atentado terrorista pero matizan que creen que se trata de un caso aislado

El agresor intentó matar a una policía, que lo neutralizó disparando contra él con su arma reglamentaria

El atacante de Cornellà se quería suicidar, según su exmujer. / JORDI COTRINA (VÍDEO: EFE)

Los Mossos d’Esquadra creen que el ataque de esta pasada madrugada contra una comisaría de Cornellà, en la que ha sido abatido a tiros Abdelouahab Taib, un vecino de la localidad, de origen argelino y 29 años de edad, es un "hecho aislado" que, de entrada, no tiene vínculos con ninguna organización yihadista. A pesar de esta conclusión provisional, tratan el episodio como un "atentado terrorista", porque el hombre se ha abalanzado sobre la policía que le ha abierto la puerta con una "clara voluntad homicida" y porque lo ha hecho gritando el nombre de "Alá".

Otro indicio que refuerza esta posibilidad, que se trate de un hecho "aislado", se ha obtenido de la declaración que los Mossos han tomado a la mujer del atacante. Según fuentes de la investigación, la esposa ha explicado que Abdelouahab le había confesado hace un año que era homosexual y que a causa de esa revelación había comenzado su proceso de separación, que había culminado hace una semana con el divorcio. La mujer ha añadido que sospecha que lo que perseguía su ya exmarido en realidad era suicidarse, movido tal vez por el miedo al rechazo que podía comportar su orientación sexual dentro de la comunidad musulmana. Las mismas fuentes remarcan que esta declaración es un indicio más y que no será hasta el final de la investigación cuando pueda concluirse si se ha tratado de un caso de terrorismo o de un acto con connotaciones religiosas. "Si quería o no suicidarse es algo que podemos preguntarnos pero que no podemos saber de forma segura", ha reconocido el conseller d'Interior, Miquel Buch. 

Reunión de emergencia

El gabinete de prevención antiterrorista, el órgano que analiza el grado de amenaza islamista en Catalunya, se ha reunido de urgencia este lunes por la tarde, en la Conselleria d’Interior, para analizar el suceso y valorar si existían indicios que aconsejaran subir el nivel de riesgo –que sigue en 4 sobre 5 desde hace tres años- o tomar precauciones concretas para reforzar la protección antiyihadista. Solo han acordado que todos los policías catalanes, también los de los cuerpos locales, aumenten las medidas de autoprotección, dado que estos funcionarios son un objetivo predilecto del ISIS. Nada más. Por eso, y aunque han subrayado que lo investigan como un atentado terrorista y la Audiencia Nacional es el órgano que lo instruirá porque también coincide en asignarle esta etiqueta, no se esperan réplicas de ninguna clase. El comisario superior Rafel Comes ha explicado asimismo que, por el momento, no tienen ninguna prueba sólida que apunte a que el hombre abatido se hubiera radicalizado.

Un chuchillo de grandes dimensiones

Abdelouahab ha llamado al interfono de la comisaría de este municipio del Baix Llobregat a las 05.50 horas de la pasada madrugada. La agente a cargo de la recepción le ha abierto la puerta y Abdelouahab ha sacado un cuchillo y se ha echado encima de la policía, que ha repelido el ataque desenfundando su arma reglamentaria y abriendo fuego varias veces contra él.

Los gritos y los disparos han llamado la atención de un sargento que en ese instante acababa de incorporarse al turno de mañanas. Pero cuando ha llegado a la entrada, Abdelouahab ya había sido abatido. Gracias a la documentación que llevaba encima -las huellas dactilares confirmarían definitivamente su identidad horas más tarde- se ha averiguado enseguida que se trataba de un vecino residente en un domicilio ubicado a solo unos 200 metros de la comisaría.

Los Mossos han activado una operación para entrar en esta residencia. Pero a la espera de la orden judicial, se han limitado a desplegarse por las inmediaciones del bloque y a asegurar la entrada de la casa. El registro ha empezado poco después de las 13.00 horas y se ha alargado hasta las 19.00 horas. La entrada en la casa, para extremar las precauciones, la ha llevado a cabo el Grupo Especial de Intervención (GEI), equipados con escudos antibalas. En el interior del domicilio, sin embargo, no ha aparecido ningún explosivo ni tampoco ninguna arma. Durante los próximos días, los especialistas en informática forense deberán analizar pormenorizadamente los dispositivos que se han llevado de la casa, ordenadores, tabletas electrónicas y ordenadores, para cerciorarse de si ha existido o no algún vínculo con organizaciones yihadistas que hubieran podido promover una hipotética radicalización. La operación de vaciado de estos datos podría durar incluso semanas. 

Efecto postraumático

Tanto la agente agredida como el sargento que ha acudido en su ayuda han sido atendidos por el servicio de psicología del cuerpo para tratar un posible "efecto postraumático".

Tras la agresión en Cornellà, los Mossos se han puesto en contacto con policías locales y otros cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado para advertirles de lo ocurrido, con el fin de que puedan aumentar las medidas de seguridad y autoprotección

Outbrain