Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

POLÉMICA EN EL HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DEL 17-A

Los activistas retiran la pancarta contra el Rey en la plaza de Catalunya

Los Mossos intentaron sin éxito descolgarla de madrugada y aseguran que era competencia de Colau

La policía catalana tiene que separar a monárquicos y CDR en la Rambla

Colgada una pancarta contra el Rey en la plaza de Catalunya el dia del homenaje a las víctimas de los atentados. / ANDREU DALMAU (EFE / VÍDEO: EFE)

La gran pancarta con el lema "El Rey español no es bienvenido en los Países Catalanes" en plena plaza de Catalunya fue una de las protagonistas del 17-A.  Los Mossos acudieron de madrugada a retirarla, pero finalmente desistieron y aseguraron en un comunicado que la competencia para quitarla era del Ayuntamiento de Barcelona, ya que no suponía ningún riesgo para bienes ni personas. Grupos monárquicos intentaron entrar en el edificio para retirarla pero la policía les impidió el acceso; finalizados los actos de homenaje a las víctimas, los activistas independentistas que la habían puesto terminaron retirándola.

Aunque era anónima, la seguridad del Estado atribuía la iniciativa a Òmnium Cultural y Assemblea Nacional Catalana (ANC). Ninguna de las dos entidades soberanistas reivindicó estar detrás de la pancarta, aunque desde la ANC se dio asistencia jurídica a los activistas que la habían colocado cuando los Mossos se plantó a las cinco de la madrugada para descolgarla. Una hora después la policía catalana solo había hecho caer los dos extremos. La delegada del Gobierno en Catalunya, Teresa Cunillera, que había reclamado su retirada para garantizar la seguridad del homenaje, presenciaba el operativo desde la calle, igual que Elisenda Paluzie, presidenta de la ANC, que recordaba que la acción estaba amparada por la libertad de expresión. Este era uno de los argumentos que utilizaron en Twitter, muchos independentistas que no entendían la actuación a Mossos y exigían responsabilidades a Quim Torra y al 'conseller' de Interior, Miquel Buch. Finalmente, sobre las 7.30, los activistas han vuelto a recolocar la pancarta después de que los Mossos desistieran de descolgarla.

Unos hombres sacan de una furgoneta la pancarta supuestamente contraria al Rey.

Torra, que coincidió en que la pancarta es "libertad de expresión", explicó en Catalunya Ràdio que los Mossos solo fueron a ver sus condiciones por motivos de seguridad. En un comunicado, la policía catalana sostuvo que la retirada de esta pancarta solo estaría justificada por su parte por "vía de urgencia" si supusiera un peligro para los bienes y las personas. En este caso, tras constatar que el anclaje de la pancarta no era "deficiente" ni suponía ningún riesgo de "caída inminente", la policía catalana consideró que la competencia para instar su retirada es municipal, a cargo del consistorio de Barcelona. Ada Colau aseguró que, por respeto a las víctimas, no iba a hablar ayer de la pancarta del Rey. 
► Sigue en directo el homenaje a las víctimas del 17-A

Dos pancartas más

Albert bertran

No fue la única pancarta crítica con el monarca. En la esquina entre la Rambla y la calle Hospital, al lado de donde se iba a hacer el primer acto de homenaje del día, aparecieron también dos más. "Sus guerras, nuestras muertes", se podía leer en inglés en una junto a una imagen del Felipe VI con el rey de Arabia Saudita. Junto al lugar donde se celebra la ofrenda floral en memoria de las víctimas del 17-A también apareció otra crítica con los actos de homenaje y de apoyo a los presos políticos. "Libertad presas y presos políticos. Sin ellos este acto es una estafa".
Manifestantes de Unión Monárquica intentaron entrar en el edificio de plaza Catalunya para retirar la pancarta contra el Rey, pero los Mossos se lo impidieron. Posteriormente la policía catalana tuvo que separar a este grupo de partidarios de la unidad de España de los CDR que realizaban una marcha silenciosa contra Felipe VI. El enfrentamiento verbal se produjo en el punto en el que, hace un año, una furgoneta entraba en la Rambla para sembrar el pánico. 

JORDI COTRINA

Outbrain