Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

ENCUESTA DEL GESOP

ERC superaría a Cs y a JxCat y ganaría las elecciones en Catalunya

Las subidas de los republicanos y la CUP remontan la caída de los posconvergentes y afianzan la mayoría absoluta

El 'efecto Sánchez' impulsa al PSC que vuelve a integrarse en la locomotora de partidos del Parlament

El Periódico (GESOP)

En la anterior legislatura catalana, ERC hizo bueno aquello de ir de victoria en victoria (en los sondeos) hasta la derrota final –en las urnas-. Doble derrota. La global, a manos de Ciutadans, y la de la trinchera independentista, con Junts per Catalunya, o lo que es lo mismo, contra Carles Puigdemont. Transcurridos seis meses de los comicios del 155, del pasado 21-D, y a falta de saber el desenlace, la nueva legislatura toma los mismos derroteros demoscópicos que el anterior. Así, según el sondeo de Gabinet d’Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) para EL PERIÓDICO los republicanos vencerían a fecha de hoy en unas elecciones al Parlament. En votos y en escaños.

En la lectura de las trincheras, la independentista y la constitucionalista, el secesionismo consolida su mayoría absoluta actual con una horquilla que va de los 69 a los 72 diputados. Es decir, entre uno menos y dos más que los 70 actuales. En el caso del constitucionalismo, los partidos que dieron apoyo a la aplicación del artículo 155 de la Constitución esbozan una horquilla que, en el mejor de los casos, les iguala a sus actuales 57 escaños y, en el peor, rebajan tres, hasta los 54.

Triunfo con subida moderada

En el reparto de escaños, ERC conseguiría entre 35 y 36, es decir, tres o cuatro más que los vigentes. Una subida moderada que se ve beneficiada por el bajón de los dos partidos que le preceden ahora en la Cámara catalana. Así, Ciutadans se deja entre seis y siete escaños, para poner en peligro, incluso, la frontera de los 30 asientos en el Parlament (29-30), en el mismo rango de pérdidas que Junts per Catalunya, que bajaría entre siete u ocho hasta los 26-27 actas en la Ciutadella. 

Las pérdidas de los 'puigdemontistas' junto con un fuerte ascenso del PSC configura un grupo de cabeza de cuatro fuerzas, que va de los 35-36 de ERC a los 21-22 del PSC (hoy tienen 17) y un furgón de cola con tres partidos.

El primero de estos es Catalunya en Comú Podem que, si bien mejora sus actuales registros, sube entre uno y dos diputados, es decir, se sitúa en nueve o 10, queda lejos de los socialistas y, todavía más apartados de los mejores resultados de la ICV de Joan Herrera (que alcanzó los 13), e, incluso, de los 11 de Catalunya Sí que es Pot, de Lluís Rabell.

Tras los 'comuns' aparece la CUP que es, proporcionalmente, la fuerza que mayor crecimiento experimenta, pues duplica sus cuatro actas presentes hasta los ocho o nueve que le da la encuesta. Se sitúan los anticapitalistas a rebufo de los morados y abandonan su compañia al PPC, que mantiene sus resultados en unos modestísimos cuatro o cinco diputados.

En cuanto a la estimación de voto, si las elecciones se celebraran hoy el partido más votado sería también ERC. La táctica republicana de replegarse, cerrar heridas y reagruparse, tras el caliente otoño del 2017, parece darles resultado, a pesar de los ataques que han recibido a cuenta de un presunto autonomismo. Así, pasan del 21,3% del voto del 21-D a un 23,5%.

Ciutadans parece haber perdido ese 'momentum' con el que empezó el año y sigue una tendencia a la baja desde que Pedro Sánchez llegó a la Moncloa tras plantear una moción de censura a Mariano Rajoy. La gestión de ese episodio, que seguramente no se halla entre los 10 mejores momentos del partido naranja, junto con la llegada de cierta calma tras la levantisca otoñal del 1-O y la Declaración Unilateral de Independencia (DUI), pueden haber hecho mella en una fuerza que en el 21-D fue captada por parte del electorado como el principal ariete anti-independentista.

Caída de Puigdemont

La sustancial pérdida de voto a Cs, 3,8 puntos, es aún moderada comparada con la que registra JxCat: 5,1. La fuerza del ‘expresident’ Carles Puigdemont, pasa del 21,6% del 21-D a los 16,5%. Las razones para este desplome comparativo del 25% del voto pasan, seguramente, por el cambio de estatus que ha vivido el propio Puigdemont a ojos del electorado independentista.

Si en diciembre era aún el último presidente elegido por las urnas y el Parlament, hoy, no. Lo es Quim Torra. En el 21-D la promesa de Puigdemont de que una victoria suya le abriría las puertas al retorno, lejos de ser entendida como quimérica por los secesionistas, supuso un potente banderín de enganche.

Eso sí, la pérdida de apoyo es una situación que, en función del devenir judicial del 'expresident' y de sus excompañeros de Govern, puede ser perfectamente reversible.

El último de los cuatro partidos que esta encuesta dibuja como principales, el PSC, se beneficia, obviamente del 'efecto Pedro Sánchez'. Tras años deambulando por la política catalana buscando su suelo electoral y siempre superándolo, los socialistas vieron como por vez primera desde 1999 mejoraban resultados (eso sí, modestamente). Contenida la hemorragia, el paso posterior pasaba por recuperar esos votos, algo que quizá la llegada de Sánchez a la Moncloa ha acelerado.

Los 'comuns' crecen, en la encuesta, 1,1 puntos, hasta el 8,5% de los votos y ganan aire ante el avance de la CUP que pasa del 4,4% al 6,5%. Un aumento del 50% del voto, seguramente del electorado de izquierdas más vehemente en la defensa de la república, las acciones unilaterales y, por supuesto, el 1-O.

Ficha técnica de la encuesta del GESOP

Técnica: entrevistas telefónicas asistidas por ordenador.
Universo: población de 18 años y más en Catalunya.
Número de entrevistas: 1.445.
Error de la muestra: +/- 2,6% para un nivel de confianza del 95% y p=q=0,5.
Trabajo de campo: del 2 al 11 de julio del 2018.

Outbrain