Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

Tensión en la ANC por la propuesta de listas unitarias municipales

La fórmula electoral fue aprobada por un 66% de los votos, pero un 40% abogó por apoyar todas las candidaturas independentistas

ERC da la espalda a la iniciativa y el PDECat abre la puerta con condiciones

Miembros del secretariado de la ANC durante su toma de posesión en marzo. / MARTA PEREZ

El independentismo sigue sin lograr la anhelada unidad electoral y se sumerge de nuevo en el eterno debate entre la configuración de listas unitarias o la dispersión por partidos que después puedan sumar en un frente común. La ANC no ha querido dejar pasar su oportunidad de incidir en la política e intentar tejer una estrategia que permita conseguir una mayoría de alcaldes independentistas en Catalunya.

En una reunión extraordinaria, la cúpula de la entidad soberanista acordó este domingo forjar listas unitarias independentistas, con miembros de la sociedad civil, en las poblaciones que superen los 25.000 habitantes (52 en total). Un 66% de los votos de los secretarios generales se decidieron por esta opción, frente a un 34% que la rechazó.

Pero un 40% abogó por una segunda vía: apoyar a todas las listas que defiendan el 'procés' y no interferir en las alianzas que deben o no tejer los partidos a nivel municipal, una alternativa que quedó derogada por el 57% de los asistentes.

Una tercera vía también fue descartada, la que dejaba en manos de los socios el papel de la entidad soberanista en las municipales del 2019. Fruto del debate, finalmente los socios tomarán la palabra, pero no para perfilarse entre las dos opciones que hay sobre la mesa, sino tan solo para ratificar o rechazar la acordada por los 50 miembros (de un total de 77) que acudieron a la reunión en Barcelona, es decir, con la ausencia de un tercio de la cúpula. Unas ausencias que fueron decisivas porque podrían haber producido una polarización aún mayor.

Suma o competición

Los secretarios generales vinculados a Demòcrates de Catalunya, Solidaritat Catalana per la IndependènciaReagrupament y un sector de Junts per Catalunya avalan la fórmula impulsada por el filósofo Jordi Graupera para contrarrestar la "excesiva influencia" de los partidos políticos en el 'procés' y como vía para "superar la lógica partidista".

Por otro lado, los más cercanos a ERC y la CUP lo diagnostican como una "injerencia" en las formaciones independentistas, que deberán decidir si se suman a la candidatura o si compiten contra ella en las urnas.

Si los partidos independentistas vuelven a dar la espalda a la propuesta de la ANC, como ya sucedió en las elecciones del 21-D con esta misma propuesta electoral, su capacidad de incidencia política quedaría mermada y hasta podría peligrar la suma entre los independentistas en algunos municipios que ahora pilotan.

El reto de la unidad de acción

En los que vive menor población, serán las territoriales las que valorarán, siempre de acuerdo con el secretariado nacional, si es aconsejable impulsar un proceso de primarias en el municipio o establecer compromisos con los actores locales que ya se aglutinan en agrupaciones o partidos.

En un comunicado, la ANC ha defendido que su propuesta persigue el objetivo de "conseguir el máximo de alcaldías independentistas, garantizar la unidad de acción y hacer efectiva la república" y que, además, "no divide y promueve el valor republicano de participación y acceso a la política municipal, imprescindible en un momento excepcional". Eso sí, pasan por alto que han barajado otras opciones que han recogido simpatías y sobre las que han aflorado las desavenencias.

El portazo de ERC

ERC ya ha anunciado su portazo a la propuesta. No darán instrucciones a sus secciones locales para que impulsen este tipo de candidaturas, aunque la portavoz de la formación, Marta Vilalta, ha admitido que en algún municipio puede resultar conveniente. "Siempre hemos defendido, y así lo demuestran otras elecciones, que cuando nos hemos presentado cada uno con su proyecto para sumar después, es cuando mejores resultados tenemos y más fuertes hemos sido", ha aseverado, y ha insistido en que "conseguir el mayor número de ayuntamientos republicanos no pasa por homogeneizar el país".

Por su parte, el PDECat pone condiciones y apuesta por hacer "cirugía fina" a la hora de confeccionar las listas municipales, de tal modo que se adapten a la realidad del territorio. "Buscaremos los criterios necesarios en función de las circunstancias. Haremos cirugía fina en función de la realidad del país, que es muy diverso. No todo funciona igual en cada zona del país", ha sentenciado la portavoz Maria Senserrich.

Entretanto, Demòcrates de Catalunya ya se ha sumado a la coordinadora de las "primarias republicanas". "En un momento excepcional, las municipales no pueden ser de ninguna manera unas elecciones normales", ha zanjado Antoni Castellà.

Outbrain