Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

COMUNIDAD DE MADRID

Cifuentes dimite acorralada por los escándalos

La presidenta deja el Gobierno madrileño tras la difusión del vídeo de un hurto en el 2011

Rajoy ordenó que la dirigente cesara antes del debate de Presupuestos en el Congreso

Explica que se llevó las cremas del supermercado por error y de manera involuntaria. / JUAN MANUEL PRATS / ATLAS VÍDEO

Cifuentes abandona la sala donde se ha producido la declaración institucional. / JUAN MANUEL PRATS

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, dimitió este miércoles acorralada por los escándalos. A la polémica por su máster fantasma se sumó un vídeo publicado por okdiario en el que se ve a la dirigente con un agente de seguridad en una sala de un hipermercado después de haber robado supuestamente dos botes de crema cosmética. La escena se grabó el 4 de mayo del 2011, cuando la política era vicepresidenta primera de la Asamblea de Madrid. 

Cifuentes convocó a la prensa a las 11.45 horas para anunciar que daba un paso atrás porque se considera objeto de "una campaña que dejó de ser política para convertirse en personal". Sale del Ejecutivo, afirmó, porque toda su vida "se está poniendo en tela de juicio". "Todos ustedes saben -dijo a los periodistas- que yo he sido espiada, investigada, que se han hecho dosieres contra mi persona y algunos circulan por las redacciones".

El consejero de Presidencia y Justicia, Ángel Garrido, será el presidente de Madrid en funciones hasta que se convoque el pleno de investidura con un candidato a jefe del Ejecutivo. Esa propuesta deberá formalizarse en el plazo máximo de 15 días. El coordinador general del PP, Fernando Martínez Maillo, recordó ante los micrófonos, por si a alguien le quedan ganas de opinar más de la cuenta, que el aspirante "a presidente autonómico lo decide la dirección nacional con diálogo con la dirección regional". 

Las explicaciones sobre el vídeo

En su comparecencia sin preguntas en la sede del Ejecutivo regional, Cifuentes contó que ya había decidido dimitir días atrás, pero que pensaba decirlo el 2 de mayo, tras acudir a la tradicional recepción con motivo de la fiesta de Madrid. La grabación del hipermercado se debe, dijo, a "un error involuntario" y aseguró que se le había querido "extorsionar", algo que puso en conocimiento de la Policía Nacional en una fecha sin concretar, aunque no presentó denuncia, según apuntaron después fuentes de su entorno. "La tolerancia cero con la corrupción tiene un precio", se lamentó. 

"En una compra en un supermercado me llevé por error y de manera involuntaria, sin ser consciente de ello, unos productos por un importe de 40 euros. Cuando me lo dijeron a la salida los aboné en ese mismo momento y el asunto no tuvo mayor trascendencia", trató de justificarse sin dar pistas de quién puede estar detrás de la filtración, y si es o no alguien de su partido. Porque el episodio del vídeo ha hecho que, pese a la presión de Ciudadanos y de su apoyo a una moción de censura en la que se iba a aupar a Ángel Gabilondo (PSOE), Albert Rivera no se haya podido apuntar el tanto de su cese.

El reparto de papeles: Cospedal y Maillo

La resistencia de Cifuentes a dimitir a iniciativa propia por el escándalo del máster tenía al PP en máxima tensión. Mariano Rajoy se desayunó con el vídeo del supuesto hurto y decidió que había llegado el momento. La inacción del presidente durante los 35 días del 'caso máster', una inacción que el líder del PP no argumentó dejando espacio a que las crónicas abundaran en su famoso 'control de los tiempos', acabó a primera hora de la mañana, tras el escarnio público de la política madrileña.

Según fuentes de la dirección del PP, Rajoy pidió a Maillo y a la secretaria general, María Dolores de Cospedal, que Cifuentes dimitiera antes del pleno de los Presupuestos, que empezó a las doce en el Congreso. "Nadie ha tenido que decir nada realmente después de ver el vídeo...", comentó una fuente de la cúpula del partido. 

Y tras la orden de Rajoy se repartieron los papeles. Cospedal, amiga de la política madrileña, se fue a hablar con ella en persona. Maillo telefoneó a dirigentes del PP de Madrid. La operación estaba en marcha y se ejecutó: pocos minutos antes del mediodía, antes de que empezara el pleno de los Presupuestos, a la vez que Rajoy llegaba al patio de la Cámara baja en coche, Cifuentes anunció su cese.

De esta manera, al entrar en el Congreso, el jefe del Ejecutivo pudo opinar sobre una dimisión anunciada y que llega tras el hundimiento personal de la política. "Cifuentes ha hecho lo que tenía que hacer, era obligada su dimisión en esta situación. Hemos oído sus explicaciones y ahora empieza una nueva etapa en el PP de Madrid", declaró. Y llegará esa "nueva etapa" porque así lo desea Rajoy, pese a que Cifuentes, en un mensaje al móvil de sus diputados, dijera que quiere seguir al frente del partido. Esa es otra batalla que se abre ahora.  Pero en Génova esperan que sea corta.

Outbrain