Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

LA NUEVA ETAPA DE 'LA ROJA'

De Luis a Luis

Arranca la 'era Luis Enrique' con el reto de construir una selección ganadora que enamore a la afición

Luis Enrique, en un entrenamiento de esta semana en Las Rozas. / EFE / JUANJO MARTÍN

Arranca la era Luis Enrique en la selección española. La primera post Iniesta, el jugador que marcó, junto a XaviSilvaRamos Iker la época dorada de 'la Roj'a. Tiene el extécnico del Barça un gran reto por delante: volver a construir una selección ganadora, hacer una piña de jugadores con ganas de recuperar la grandeza perdida y retomar un estilo de juego en el que jugadores y afición se reconozcan. Volver a enamorarlos y volver a enamorarnos.

No hace tantos años que un jugador hoy veterano pero más de moda que nunca dijo aquello de "la selección es un despelote". Era octubre de 2006, y Aragonés, acorralado por la prensa tras haberse cargado a Raúl González Blanco, viajaba a Suecia con la guillotina sobre su cuello. La derrota 2-0 en Estocolmo dejó a la selección y a Luis al borde del KO.

Aquello fue un punto de inflexión en el camino hacia Viena. Desde aquel día la selección no volvió a perder un partido, y aunque la campaña pro-Raúl siguió, la irrupción de Villa dejó sin argumentos a los críticos.

Extirpar el tumor

La selección que enamoró al mundo en la Euro 2008 se fraguó sobre un fracaso, el del Mundial de Alemania 2006. Allí en Hannover, frente a la Francia de Zidane, murió prematuro el proyecto de selección Aragonés en octavos de final. La reacción de algunos veteranos ante aquella eliminación enfureció a Luis y le hizo reflexionar. Había que extirpar el tumor y retomar el mando. Nadie arrugaría nunca más en el desayuno la hoja con los horarios del día hecha una pelotilla para poner en cuestión el mando del seleccionador. Sin disciplina y respeto ningún grupo llegaría lejos.

El asturiano recuerda en muchas cosas al gran Luis Aragonés. Es un ganador y tiene carácter, pero no cultiva su imagen ni tiene amigos en la prensa

Las escenas de hoy recuerdan a las de ayer. Como aquel Luis, el de hoy, Luis Enrique Martínez, impone sus normas disciplinarias en la concentración de Las Rozas. Su primera lista revela que al igual que hizo Aragonés, no llamará a nadie que le arrugue la hoja de actividades para discutirle el mando. Que acertará o se equivocará, pero será fiel a sí mismo y a sus métodos de trabajo y convivencia. Hará la lista sin buscar el consenso exterior ni quedar bien con unos u otros.

La frase del "despelote" es perfecta para definir el despropósito del verano, con Lopetegui negociando su firma con el Real Madrid a punto de comenzar el Mundial, recién renovado por la RFEF y a espaldas del nuevo presidente.

Decisión y mando

Rubiales no le quedó otra salida entonces. A la vuelta del triste Mundial para España sí pudo elegir seleccionador, y optó por un perfil que recuerda en muchas cosas al del gran Luis Aragonés. Como él, Luis Enrique es un ganador, tiene carácter y las cosas claras, pero no cultiva su imagen, no tiene amigos en la prensa, ni ha entrenado al Real Madrid, aunque jugó allí 5 temporadas. No es bien visto por una gran parte de la afición, salvo por la azulgrana. ¿Es eso necesario para ser un buen seleccionador?

Un sabio demostró que no. Lo que sí es necesario es que mande y decida el seleccionador, que los jugadores hagan su trabajo con entrega, honestidad y dedicación mientras estén en el grupo, y que ningún cacique se imponga al equipo. Así llegó al éxito Aragonés, el seleccionador más querido por el vestuario. No habrá otro Iniesta ni otro Xavi. Pero hay talento de sobra para construir una selección que vuelva a estar entre las mejores. A por ello sin mirar atrás, Luis Enrique, que Luis te guiña el ojo desde su retiro...

Outbrain