Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

Editorial

Una tregua para compartir el dolor

Las víctimas del 17-A son las únicas protagonistas y su memoria debe ayudar a plantar cara al fanatismo

Flores, velas y otros objetos sobre el mosaico de Miró, en La Rambla, en recuerdo de las víctimas del atentado. / Alejandro Garcia

Un año después, Barcelona y Cambrils reviven el 17-A con el único propósito de homenajear a los fallecidos y heridos y acompañar en el dolor a las familias. En el documental realizado por EL PERIÓDICO, las voces de las víctimas y de los héroes que se dejaron la piel para ayudarlas en la Rambla golpean el ánimo de todos. Imposible no sentir empatía por su pena, por su tristeza. El miedo a salir a la calle aún perdura en los supervivientes. También la memoria prendida en todo lo perdido: seres queridos, la propia salud o la sensación de tranquilidad.

Una camioneta conducida por el fanatismo arrasó con la vida y dejó la memoria de la vulnerabilidad. Muchos sentimos el miedo. Las llamadas nerviosas a familiares, esos mensajes a los amigos, el temor a que el horror estallara en otra esquina, quizá la más próxima a un ser querido. Las imágenes se clavaron en nuestras retinas. El paseo sembrado de cuerpos. Los rostros aterrorizados de los que huían. Resultará difícil olvidar aquel cochecito de bebé empotrado en un árbol.

Pero también hay otras imágenes. Como el altar improvisado en el mosaico de Miró. Velas, peluches, cartas y flores quisieron borrar el rastro de la muerte, que la vida volviera a brotar de aquel punto de color. Durante días, junto a él se congregaron vecinos y turistas, unidos con la fuerza de la fragilidad compartida, con la tristeza indiscutible ante el horror. Algunos elevaron sus rezos. Incluso al mismo dios que el fanatismo había adulterado.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Desde el primer día, la Rambla luchó por recuperar la vidaNo tenemos miedo fue la consigna. Y la vida quiso imponerse, no entregar al terrorismo nada más que lo arrebatado. Humillar al fanatismo con la humilde cotidianeidad.

Estos días, las flores han vuelto a la Rambla. Las víctimas agrupadas en torno a la Unidad de Atención y Valoración de Afectados por el Terrorismo (UAVAT) han pedido que en el acto de homenaje "no se utilice el dolor ajeno para hacer política". Una tregua. Tan solo una tregua. 

Hay muchos días para expresar las discrepancias. Pero no tantos para demostrar la humanidad. Que en el acto de homenaje cada uno vaya con su pena, que las víctimas sean las únicas protagonistas y que en el dolor compartido encontremos el aliento para plantar cara al fanatismo. Al fin, despojados de ideología, todos somos personas, todos sentimos el temor y la tristeza.

Outbrain