Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

ANÁLISIS

Por un VAR más justo

La sala del videarbitraje durante el Mundial de Rusia. / YURI KOCHETKOV

Para algunos el VAR es la panacea, entusiastas que celebran como un gol cada una de sus intervenciones. Para otros, reacios ante cualquier cambio, se trata de una intromisión inadmisible en la esencia de este deporte que no admite interrupciones ajenas al juego. Pero por muy escépticos que seamos, no parece razonable oponerse a un avance que intenta minimizar la injusticia en el fútbol.

Alguien tiene que apiadarse de ese árbitro que juzga a ciegas. Pero como todo progreso, y como era de esperar, el sistema aún tiene defectos y, por lo tanto, margen de mejora. Porque fue precisamente en el mejor escenario, en la final del mundial, cuando el VAR expuso sus principales deficiencias.

Croacia resultó perjudicada en dos acciones. En la primera, el gol en propia puerta de Mandzukic viene precedido por una falta sobre Griezmann que nunca existió. El VAR actuó correctamente porque la jugada quedaba fuera de sus límites de acción. Pero no se hizo justicia.

Sí que rearbitró, en cambio, una mano dentro del área de Croacia, que supuso el segundo gol francés. En este caso, tan rígido como es respecto a cuando debe entrar, el VAR nos mostró una segunda deficiencia: la teoría dice que solo debe entrar a corregir los errores flagrantes del árbitro, las jugadas indiscutibles. Y ésta no parece serlo, teniendo en cuenta que no hay unanimidad respecto a la punibilidad o no de la misma.

A Croacia no le sirvió el VAR cuando le tocaba a favor en la final contra Francia

A Croacia no le sirvió el VAR cuando le tocaba a favor, y en cambio sí que le perjudicó en una acción que el árbitro no hubiera señalado como penalti. Me dirán que objetivamente un error es mejor que dos, que la ley de compensación empeora un arbitraje, pero lo paradójico es que sin VAR, con un error por bando del árbitro, el resultado al descanso hubiera sido más justo.

El VAR es un paso hacia un fútbol más justo, la cuestión es conseguir que así sea. Y en la final del mundial no lo fue. Aún queda camino por delante. Pero ya ven, escuchando a los protagonistas y las discusiones posteriores al partido, lo que ha demostrado el VAR es que la polémica no va a desaparecer, los amigos de 'la salsa del fútbol' pueden estar tranquilos.

Outbrain