Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

tú y yo somos tres

Un gandul en la Casa Blanca

Michael Wolff, entrevistado por Fesser (El intermedio, La Sexta).

¿Usted cree que Trump ha leído su libro?», le ha preguntado Guillermo Fesser a Michael Wolff (El intermedio, La Sexta). Y el autor de Fuego y furia, una ácida, severa y parece ser que muy realista radiografía de Donald Trump, ha contestado: «No, por supuesto que no. Solo ha escuchado lo que dicen en televisión. Esta claro que no lo ha leído, pero ni mi libro ni ningún otro. Trump no lee nunca». ¡Ahh! Interesante personaje Michael Wolff. Escritor de profesión, un día se plantó en la Casa Blanca y le pidió a Trump que le dejase ser observador. «Y como él no tiene ni idea de los cargos, creyó que quería ser ministro o prosperar en la administración y me quedé 12 meses». Fruto de aquella experiencia Wolff ha sacado su tremenda radiografía y ya ha vendido más de dos millones de ejemplares. Fesser le iba preguntando: «¿Qué hace Trump, cuál es su rutina diaria? ¿Qué sabe de política exterior? ¿Cuáles son sus relaciones con Melania?». Y el implacable observador iba contestando: «Rutina diaria: ver la tele y hablar por teléfono con sus amigos. Es fundamentalmente un vago. Carece de cualquier habilidad para desempeñar su cargo. Se reune solo con aquellos que le adulan. En su discurso nada es coherente. De asuntos exteriores no sabe nada, Sus conocimientos se limitan a los extranjeros que viene a verle porque quieren comprar edificios de lujo». ¡Ahh! Solo que un 10% de estas advertencias sean ciertas, es para asustarse. Y peor todavía el capítulo de sus relaciones con el universo femenino: «Su vida se ha basado en el placer inmediato. Para eso ha creado concursos de belleza, agencias de modelos, misses, azafatas... Con Melania tenían un arreglo: pasar juntos el mínimo tiempo posible. Ahora se ha complicado. Las habitaciones de la Casa Blanca son pequeñas comparadas con la zona de dormitorios de su triplex de la Trump Tower. Tanta proximidad es problemática». ¡Ahh! En el caso de Melania y Trump el roce no hace el cariño: ¡les avinagra más!

La pregunta más afilada ha sido no obstante: «¿Él gobierna para Estados Unidos o para sus intereses?». Y Wolff contestó: «Solo se interesa por su inmediata gratificación personal». Al principio, Trump intentó parar la edición del libro. Pero no lo consiguió. No sé si en la España actual sería posible un texto semejante hablando, pongamos por caso, del Presidente o del Jefe del Estado.

Outbrain