Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

Redes e intimidad

'Dear ciberlover', Tinder te está espiando

El algoritmo te tiene localizado. Sabe desde qué número te conectas, conoce la IP más utilizada y puede relacionarla con tu domicilio

Dos usuarios de apps de ligue desde el móvil. / DANNY CAMINAL


Judith Duportail comenzó a usar Tinder en el 2014. Recientemente requirió a Tinder que le suministraran todos los datos privados que disponían sobre ella. No fue tarea fácil. Hizo falta que un jurista especializado en derechos humanos presentara una reclamación a Match Group, propietaria de Tinder, y de otras aplicaciones de citas, que finalmente los entregó, aclarando que lo hacían de forma voluntaria y que no estaban obligados a ello.

La compañía disponía de ¡800 páginas! de conversaciones de Judith además de acceso a sus perfiles de Facebook e Instagram. Tinder sabía cuántas horas al día permanecía Judith conectada a la 'app', desde dónde se conectaba, el porcentaje de hombres blancos, asiáticos y negros con los que había interactuado, qué palabras utilizaba más a menudo. Conocía sus gustos en materia de cine, música y gastronomía. Y, por supuesto, sus preferencias sexuales

Datos y anuncios

Tinder vende estos datos a otras compañías. No se usan solo para que a Judith le lleguen ciertos anuncios en su teléfono y ordenador. También de esos datos va a depender qué ofertas de trabajo le lleguen desde Linkedin. O cuánto deberá pagar por el seguro de su coche (si Tinder descubre que sale de copas a menudo, pagará más). Nadie había engañado a Judith. Cuando clicó 'ok' en «acepto las condiciones» se suponía que había leído la frase: «El usuario acepta que no podemos garantizar la absoluta seguridad de sus datos, información personal y comunicaciones».

Bueno, piensa el lector: me conecto con hombre falso. ¡Error! El algoritmo te tiene localizado. Sabe desde qué número te conectas, conoce la IP más utilizada y puede relacionarla con tu domicilio. El investigador danés Emil Kirkegaard publicó un estudio donde relacionaba creencias religiosas e inteligencia, basado en un algoritmo que había analizado datos de 40.000 perfiles. ¿Quién le vendió los datos?: Match Group. Normalmente comparamos Tinder con un bar donde los usuarios van a ligar. Deberíamos compararlo en realidad con un bar en el que estás siendo grabado y motorizado en cuanto pones allí el pie.

Igual, querido lector o lectora, después de leer esto, te apetece volver a ligar en bares.

Outbrain