Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

INICIOS DE PELÍCULA

De Saul Bass a Maurice Binder: la mejor forma de empezar un filme

Los títulos de crédito cumplen una misión informativa pero, sobre todo, creativa. Estos son algunos de los diseñadores más destacados.

6 de los créditos iniciales más populares en la historia del cine / JOSÉ ACCINI

No existe el Oscar al mejor diseño de títulos de crédito. Viendo el trabajo de Kyle Cooper o el de Saul Bass, hace años que deberían haberlo instaurado. Los títulos de crédito cumplen una misión informativa, por supuesto: saber quien protagoniza, dirige, produce o compone la música. Pero además, un buen título de crédito debe funcionar de un modo orgánico con el resto de la película, anticipar o sugerir cosas (los famosos títulos de 'Misión: Imposible', tanto la serie televisiva como la cinematográfica, que adelantan imágenes que luego veremos) y, sobre todo, ser creativo, sugerente o anómalo, bello o siniestro.

A partir de 'Seven', en 1995, Kyle Cooper creó ese estilo entre lo bello y lo siniestro que marcaría el devenir de los créditos en el 'thriller' escabroso. Pero otros nombres anteriores habían forjado procedimientos originales y atrevidos. El ensayo que escribió Eugenio Trías sobre 'Vértigo' (1958) está incluido precisamente en el libro 'Lo bello y lo siniestro'. En este brillante texto desmenuza el significado de los créditos iniciales del filme de Alfred Hitchcock.

Créditos iniciales de Vértigo (1958). / JOSÉ ACCINI

Su creador fue Saul Bass (1920-1996), quien estableció una gran relación con dos directores, Hitchcock y Otto Preminger, para quienes inventó, en los años 50 y 60, los créditos más avanzados que entonces podían imaginarse en Hollywood. Eugenio Trías analiza el significado de las espirales y el ojo izquierdo del que emerge el nombre de Hitchcock en los títulos de 'Vértigo', todo un compendio simbólico de lo que vamos a ver. Pero no son menos importantes las líneas que acaban creando una especie de gigantesca tela de araña al principio de 'Con la muerte en los talones' (1959), ya que el personaje de Cary Grant va a ser un hombre atrapado por un destino adverso, ni la configuración inquietante de otro tipo de líneas en los de 'Psicosis' (1960).

Bass lució tanto o más con Preminger en filmes como 'El hombre del brazo de oro' (1955), cuyas líneas quebradas son sinónimo de la adicción a la heroína del protagonista, y 'El rapto de Bunny Lake' (1965), con esas piezas de un puzle que se van soltando de la pantalla a medida que van apareciendo los nombres, representación del puzle mental en el que se convertirá el relato.

Bass creaba historias en sí mismas durante los títulos de crédito. Otros diseñadores pican la curiosidad del espectador. Las comedias de Blake Edwards protagonizadas por el inepto Clouseau empezaban con las caricaturas animadas de Friz Freleng (1906-1995), cuyo éxito motivó la creación de la famosa serie de dibujos animados sobre 'La pantera rosa'.

Créditos inciales de La pantera rosa (1963). / JOSÉ ACCINI

Uno de los aspectos más reconocibles de las películas de James Bond son sus sofisticados títulos de crédito acompañados con un hit pop. Maurice Binder (1925-1991) ideó los del primer filme, 'Agente 007 contra el Dr. No' (1962). Estableció las líneas maestras de hedonismo, violencia, sicodelia y misoginia para que otros diseñadores desarrollaran el estilo. Fue importante también en el cine de Stanley Donen, para quien diseñó los bulliciosos títulos de 'Charada' (1964) y los melancólicos de 'Dos en la carretera' (1967). 

Pop y kitsch

El grafismo siempre ha sido primordial para Pedro Almodóvar. Tras colaborar con Ceesepe o Iván Zulueta en los cárteles promocionales de sus primeros largos, comenzó a recurrir para el particular ecosistema de sus títulos a Juan Gatti en 'Mujeres al borde de un ataque de nervios' (1988): los créditos de Almodóvar son una mezcla explosiva, pop y kitsch, con fotos, dibujos, recortes, cuadros y serigrafías.

Estos son algunos nombres que han triunfado. Pero hay otros creadores de títulos de crédito que siguen en el anonimato. ¿Quién realizó los de 'Bagdad café' (1987) y 'Rosalie va de compras' (1989), dos filmes del alemán Percy Adlon muy celebrados en su momento por su estética inicial? ¿Y los sugerentes, urbanos y multiculturales créditos de las películas de Jonathan Demme? Aparecen en letra demasiado pequeña en el rodillo de créditos al final del filme, no antes, como Bass y Cooper.

Outbrain