Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

ENTREVISTA

Martin Provost: "En general, los hombres deberíamos ser más femeninos"

El director francés estrena 'Dos mujeres', una reflexión sobre el paso del tiempo y el sentido (o el sinsentido) de la vida y el de la muerte

El director de cine Martin Provost. 

A través de películas como 'Séraphine' (2008) y 'Violette' (2013) ha demostrado ser no solo uno de los cineastas franceses más sólidos sino también un preciso retratista de la feminidad en sus diferentes formas. Vuelve a hacerlo con 'Dos mujeres', una reflexión sobre el paso del tiempo y el sentido -o el sinsentido- de la vida y el de la muerte protagonizada por Catherine Frot y Catherine Deneuve.

¿Por qué decidió contar la historia de una partera?
El punto de partida de la película está en mi propia biografía. Hace dos años, mi madre me contó que el día de mi nacimiento estuve a punto de morir. Al parecer mi padre estuvo corriendo desesperado de un lado a otro en busca de sangre con la que hacerme una transfusión, y resultó que la matrona que asistió a mi madre en el parto tenía el mismo grupo sanguíneo que yo. Así que por mis venas corre sangre de una matrona. Traté de encontrarla, pero los archivos del hospital que me podrían haber ayudado a hacerlo habían sido destruidos. Así que decidí hacer una película que le rinde homenaje.

"El punto de partida de la película está en mi propia biografía. Hace dos años, mi madre me contó que el día de mi nacimiento estuve a punto de morir "

Además de ese punto de partida, ¿tiene la película algo más de autobiográfica?
No, no quería hablar de mí mismo. Quería poner el foco en la realidad de las matronas, que son personas que a menudo permanecen en la sombra y cuya importancia suele ser pasada por alto. Ellas, literalmente, viven para dar la vida a los demás. Mi protagonista es una mujer que ha dedicado su existencia a los demás y en un momento dado, hablando en términos existenciales, siente haberse metido en un callejón sin salida. Y entonces regresa a su vida otra mujer, que siempre ha sido un electrón libre y ha pensado sobre todo en sí misma y también ha llegado a un callejón sin salida. Y el choque entre ambas me permite plantear el dilema central de la película: ¿cuál es la manera más sabia de vivir? Por supuesto, no tengo una respuesta.

Dos mujeres, asimismo, habla de la transmisión entre generaciones. Transmisión de objetos, de valores, de recuerdos, de rasgos físicos... 
En efecto. Siempre que escribo tengo presentes a mis antepasados. Creo que es importante no perder de vista a nuestros muertos, porque en ellos está la clave de quiénes somos nosotros. La película en parte reflexiona sobre lo fútil que resulta tratar de huir del pasado. Sin él, no somos nada. En la vida, como en el salto de longitud, es necesario dar un paso atrás para seguir adelante. Dicho de otro modo: no es posible proyectarse hacia el futuro sin saldar cuentas con el pasado.

"Es importante no perder de vista a nuestros muertos, porque en ellos está la clave de quiénes somos nosotros"

La película incluye escenas de nacimientos pero, al mismo tiempo, la idea de la muerte planea sobre ella. ¿Por qué quiso escenificar ese conflicto?
Como digo, yo estuve a punto de morir al nacer. Y poco después de descubrir lo importante que una matrona había sido en mi supervivencia, un amigo me pidió que le ayudara a morir; que, para entendernos, fuera como su matrona, pero a la inversa. Así son las cosas. Venimos al mundo, damos la vida, también damos la muerte, y al final acabamos bajo tierra. Yo suelo decirme que el viaje no acaba ahí, que hay algo al otro lado. Probablemente esté equivocado.

A excepción de su ópera prima, el que usted hace es un cine eminentemente sobre mujeres. ¿Es algo intencionado?
No es premeditado, pero tampoco puede ser casual. Lo cierto es que fui criado por mi madre, y por mi hermana, y por mis abuelas. Mi padre, en cambio, siempre ha sido un enigma para mí. Me siento más cómodo entre mujeres, y siento que mi lado femenino está mucho más acentuado que el de la mayoría de hombres. Al menos intento que lo esté. En general, los hombres deberíamos ser más femeninos.

"Deneuve hace que ser actor parezca lo más fácil del mundo. No lo es, obviamente"

¿Qué retos conlleva dirigir a una actriz como Catherine Deneuve, que es una leyenda viva?
En mi caso, lo difícil fue mantener la compostura y fingir que no me sentía como un niño pequeño en su presencia. Al principio no sabía cómo tratarla, porque por un lado es una mujer absolutamente adorable pero, por otro, es nada menos que la Deneuve. Me sorprendió la actitud casi de improvisación con la que llegaba cada mañana al rodaje, como si su modo de interpretar su personaje fuera puramente casual. Hace que ser actor parezca lo más fácil del mundo. No lo es, obviamente.

Temas: Películas · Cine

Outbrain