Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

¿QUÉ FUE DEL SIGLO XX?

Carlos Segarra (Los Rebeldes): "La fiereza sigue estando ahí, pero hemos ido añadiendo matices"

El guitarrista del grupo barcelonés es el octavo invitado de la sección que interroga a chispazos a los hacedores de éxitos pop de los 80 y 90 españoles

El cantanta y guitarrista de Los Rebeldes Carlos Segarra / FERRAN SENDRA

Carlos Segarra (Barcelona, 1961) es uno de los pioneros del rock’n’roll español. Rocker acérrimo desde el destete, fundó Los Rebeldes al empezar a gatear, casi: 1979. Lo que empezó como grupo de rockabilly purista (levitas, tupés, gorras Blue Caps, himnos tribales) se convirtió en un misil de éxitos para todos los públicos: el álbum Rebeldes con causa (1986) contenía hits para absentistas laborales irredentos (“No me gusta trabajar”), fiesteros (“Mescalina”), incluso reclutas hastiados (“Maldita garita”), y les convirtió en uno de los grupos más populares del país. Su elepé Más allá del bien y del mal (1988), incrustaría de nuevo un buen par de mega-éxitos, tanto en la radiofórmula como en el inconsciente nacional (era imposible escapar de “Mediterráneo”, una canción que se extendió como una pandemia gripal). Segarra es aún un hombre-guitarra ambulante, a la vieja usanza: siempre aferrado a su sombrero cowboy, tanto levanta una fiesta como encabeza un festival de nostalgia ochentera.

Seríais muy “rebeldes”, pero uno de vuestros grandes #1 es un agarrao, “Bajo la luz de la luna”.
Las baladas siempre han sido parte del rock and roll y de cualquier otra música popular. Incluso grupos de heavy metal han tenido éxitos con baladas. A veces el vocalista quiere demostrar que no solo sabe gritar, los músicos tocan mas relajados, es algo distinto dentro del repertorio...

Empezasteis como grupo de rockabilly puro. ¿Echas de menos la inocencia y fiereza de la época teddy boy?
No. Esa fiereza sigue estando ahí. No hemos quitado fuerza, hemos ido añadiendo matices. En las artes marciales no todo son golpes, ¿no?

En mi instituto, en 1986, tirabas una piedra y le dabas a un tupé. ¿Qué tuvo el culto rocker para ser tan popular en el país?
El rock and roll de los 50 llego a España tarde y mal. Apenas se editaban los discos de Elvis, aunque Gene Vincent o Eddie Cochran llegaron a Barcelona gracias a marineros americanos que paraban en el puerto. La muerte de Franco hizo que chavales de nuestra edad nos identificáramos con esos punks de los 50.

"Había mucha morralla, es cierto, pero a muchos de ellos, solo por lo cafres y lo divertidas que eran las letras, no los cambio"

Después de más de tres décadas, la mayoría de crímenes del pop español de los ochenta ya han prescrito. Ya puedes confesar quienes eran los grupos que te parecían más birria de vuestra hornada.
Uf. Había mucha morralla, es cierto, pero a muchos de ellos, solo por lo cafres y lo divertidas que eran las letras, no los cambio por los seudo flamencos ni seudo latinos que imperan en las ondas hoy en día. Los que eran malos al menos tenían imaginación para los nombres.

Estuviste hace poco en un festival llamado 80 Star Fest junto a OBK, Dr. Livingstone Supongo y Un Pingüino En Mi Ascensor. Se lo cuentan a tu yo quinceañero y le da un patatús, ¿no?
Me habría dado un patatús si me llegan a decir que después de cuarenta años Los Rebeldes seguirían sacando discos con nuevas canciones y dando cera en la carretera. En esos festivales “generacionales” hay cosas para todos los gustos. Hay gente del cartel con la cual no comparto estilo, pero sí amistad personal y vivencias.

Entre 1987 y 1988 aparecieron “An englishman in New York” (Sting), “No hay marcha en Nueva York” (Mecano) y “Un español en Nueva York” (Los Rebeldes). ¿Tuvo lugar algún tipo de conjura paranormal entre los tres?
Es verdad. Habría que hablar con Iker Jiménez y hacer un especial de Cuarto Milenio. A ver si descubrimos si fue conjunción astral o una conspiración de la CIA o el KGB.

Eres un chaval criado en el barrio de Sants, pero tal vez por tu estatus de rockstar itinerante me cuesta visualizarte allí. ¿Qué relación mantienes con tu ciudad natal?
No tanta como me gustaría. Hace veinte años que resido en un pequeño pero genial pueblo de Alicante. Cuando puedo me gusta pasear por Sants y ver qué queda y qué ha cambiado en mi barrio. Me emociono con cada pastelería, tienda de ultramarinos, taller o bodeguita que siga en pie.

¿A qué clase social dirías que pertenecen o pertenecían Los Rebeldes?
No sé. Trabajadora o media. Ricos desde luego que no. Nuestro pianista era de clase media-alta o alta, pero los demás éramos trabajadores.

En 1989 participasteis en el Festival contra la Droga en el Estadi Olímpic. Yo no estuve, pero asumo que tocaríais vuestro himno narcótico “Mescalina”. ¿Algo que declarar?
No, señor guardia, le aseguro que no llevo nada encima, ja ja. Nuestra postura era bebidas alcohólicas sí, alcoholismo no. Mucha gente ha acabado mal con las drogas, pero otra no. En nuestro país hay miles de enganchados a medicamentos antidepresivos. Eso es droga también, de alguna forma.

"Loquillo y yo convergemos bastante a menudo. Él es muy tarbajador; yo soy más cigarra"

Loquillo y tú empezasteis a la vez, pero la evolución de vuestras carreras es bastante disimilar. ¿Qué piensas de él? (sin darle coba, si puede ser).
Yo empecé a actuar con quince, él era un teórico del rock and roll. Creo que los dos estamos contentos con nuestras respectivas carreras; ahora mismo Loco esta en un grandísimo momento. Convergemos bastante a menudo. Él es muy trabajador; yo soy mas cigarra (o Segarra) que hormiga.

Corre el rumor de que eres un jukebox humano, y que puedes tocar cualquier canción que te pidan. ¿Qué sucedería si mi petición fuese el 'Tubular bells' (ambas caras)?
Puedo tocar, ahora en serio, casi cualquier canción de rhythm & blues, country, soul, Motown, rockabilly que haya pasado por mis orejas desde los cinco años. Ahora, si lo que quieres es escuchar a Mike Olfield, mejor llama al padre Karras y haz acopio de agua bendita. ¡Te recomiendo la pila de la parroquia de Santa Tecla!

En “Made in Spain” cantabas que “aquí se vive muy bien”, pero la clase obrera las sigue pasando putas. ¿Opinas que el rock’n’roll debe cantar contra la injusticia y la desigualdad de clase?
Por supuesto. Manda huevos que los jubilados que salen a la calle a exigir sus justos derechos sean mas o menos de la generación de mayo del 68. Ni verbenas ni panfletos, hay momentos para luchar y momentos para bailar. No son incompatibles, por suerte.

Si reiniciaras tu carrera mañana, ¿qué harías distinto?
Me compraría una armónica, que es mas ligera, más barata y da muchas alegrías. A toro pasado: menos autodidacta y un poco mas de técnica. Lo justo, ojo. 
 

Cambiaron mi vida

Películas: Sergio Leone, Clint Eastwood, Akira Kurosawa, Woody Allen. Bruce Lee, por supuesto. Quentin Tarantino.

Libros: Isaac Asimov, Ray Bradbury, Herman Hesse, Zane Grey, Stephan Zweig, Mortadelo y Filemón, Stan Lee y Marvel Comics…

Discos: Toda la discografía de Beatles, Rolling Stones, John Lee Hooker, BB King, Chuck Berry, Little Richard, John Fogerty, la BSO de American Graffiti...

Outbrain