Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

KOSMOPOLIS

PJ Harvey, la poeta

La célebre rockera británica clausuró Kosmopolis con un recital de poesía basado en su libro 'El hueco de la mano'

PJ Harvey, fotografiada en las cercanías de Washington DC en el 2014. / SEAMUS MURPHY

Si algo define a la rockera británica PJ Harvey, es la alergia al inmovilismo, la incapacidad para mantenerse demasiado tiempo en el mismo sitio o tratar de replicar logros pretéritos. Trabaja, sobre todo, para ella misma; no en base a lo que otros esperan de ella. Para saciar su hambre de desafíos antes que aplacar apetitos ajenos.

Uno de sus últimos proyectos ha sido, quizá, el más ambicioso y seguramente el que le ha ocupado más tiempo. Harvey quedó tan satisfecha con la labor del fotógrafo Seamus Murphy en los cortos de acompañamiento al repertorio de su premiado disco 'Let England shake' (2011) que decidió convertirle en su compañero de viaje (literal) en un proyecto entre la fotografía, la música (el álbum 'The Hope Six demolition project' del 2016) y la poesía.

Polly Jean (a este nombre responden las iniciales) quería viajar a países por cuyas contrariedades había estado interesada desde hace tiempo. "Quería oler el aire, sentir el suelo y conocer a la gente de países con los que estoy fascinada", declaró. Dos países azotados por la guerra como Kosovo y Afganistán, cuyos conflictos ya inspiraron canciones de 'Let England shake', y por último, Washington DC.

PRESERVANDO EL MISTERIO

"¿Washington D.C.? ¿Qué relación tiene con Kosovo y Afganistán?", se podrían preguntar algunos. Harvey ya contestó en su momento a la pregunta en el programa de Andrew Marr en BBC One, pero el domingo también lo explicó en el Hall del CCCB, donde clausuraba Kosmopolis con un recital basado en 'El hueco de la mano' (Sexto Piso), el libro de fotografía y poesía resultado de esos tres viajes realizados entre el 2011 y el 2014; aunque algunas de las fotos fueron tomadas por Murphy en visitas anteriores.

La respuesta a la pregunta de arriba: muchas decisiones tomadas en la capital de EEUU afectaron los destinos de Afganistán y Kosovo. No hubo demasiadas revelaciones sobre las motivaciones detrás del proyecto, tampoco sobre el significado de unas poesías a veces de intención misteriosa. Prefirió concentrarse en recitar su obra con profunda concentración, poseyendo cada palabra, sin apenas mirar sus papeles.

POESÍAS QUE PARECEN CANCIONES

Harvey empezó leyendo algunos poemas de la parte de Kosovo, entre ellos 'Baile en la montaña', al que infundió un cierto aliento dramático. Pero tanto en Kosovo como en Afganistán, la artista optó por observar antes que por actuar, en parte por voluntad y en parte por sentirse excluida de cuanto le rodeaba.

En 'El mono naranja' escribe: "Tomé un avión a un país extraño/ y dije: Voy a escribir lo que encuentre". Por sus estrofas regulares, tanto esta poesía como la también recitada 'Charikar' podrían convertirse fácilmente en letras de canción, y no resultó tan difícil imaginar un fondo musical mientras Harvey las desgranó en el CCCB.

La artista habló, aunque esto también se lo dijo a Marr, de cómo al visitar Washington buscó "las similitudes antes que las diferencias". Se fijó en cómo los paisajes de estos lugares no eran tan distintos: la gran afluencia de perros vagabundos, los indigentes mendigando en cada esquina (en Washington exploró a conciencia los barrios más desfavorecidos, sobre todo Anacostia).

"Una mujer de azul no mirará/ la mano que pide/ que se estira bajo la lluvia", escribe/recitaba el domingo en “La mano”, del apartado de Afganistán. Y 'En el cruce de la 1.ª y la D', del apartado de Washington, nos dice: "Una paloma solitaria repite sin cesar tres notas/ una monedita, una monedita/ sobre el techo del centro comercial/ una monedita". Tanto 'Hablando con Perro' (Afganistán) como 'Medicinales' (Washington D.C.) se refieren a una naturaleza indiferente al trasiego de los hombres.

PREVISIONES DE FUTURO

Los bises no fueron canciones con acústica, sino adelantos de una nueva colección de poesía con el título provisional de 'The forest' ('El bosque'), según nos dijo inspirada por "una granja de ovejas encantada y los bosques". Este nuevo libro parece, a partir de los primeros avances, menos político que esotérico.

Así es, Harvey planea seguir con esto; 'El hueco de la mano' no fue un capricho sino el comienzo de una carrera paralela. De hecho, la artista firmaba después su libro, pero no discos. Quien vino a vernos fue PJ Harvey, la poeta.

Outbrain