Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

UN CANTAOR ESENCIAL

El Parrita más flamenco recupera sus éxitos en la sala Apolo

El concierto del rey de la balada gitana contará con la participación de Miguel Poveda, Maruja Garrido y Mara Rey

Patriarca de los 'tangos arrumbaos'. Rey de la balada gitana. Unánimemente admirado por cualquier flamenco de pura cepa. Y sin embargo, apenas programado en los festivales jondos. Este viernes, Vicente Castro 'Parrita' se desquita como uno de los platos fuertes de la sexta edición del festival Flamencos y Otras Aves, en la sala Apolo de Barcelona. Y lo hará estupendamente acompañado: con la totémica Maruja Garrido, la consolidada voz del cante 'festero' Mara Rey y el mismísimo Miguel Poveda, que también participará en el disco que prepara.

El año que viene, coincidiendo con el 35 aniversario de su debut, publicará un nuevo trabajo con nuevas composiciones. "Me he dejado en ellas muchas noches. Será cien por cien 'parritero'", afirma Vicente Castro. Además de Miguel Poveda contará con otras rutilantes colaboraciones. "Junto a David Bisbal cantaré la balada que le dará título, 'La ciudad de los abrazos'. Y también contaré con las guitarras de Tomatito, Josemi Carmona y Diego del Morao. Y las voces de Estrella Morente y Antonio Orozco". Junto a este último ya había cantado cuando se daba a conocer, pues fue su descubridor. "Iba yo un día por el Pryca, y Antonio, que trabajaba en la tienda de televisiones, se acercó y me dijo: '¿Es usted Parrita?'. Me preguntó si me podía hacer llegar una maqueta suya, y me gustó tanto que se la llevé a la discográfica en que entonces estaba y enseguida lo contrató".

DE VALENCIA A BARCELONA

Parrita nació en el barrio valenciano de Nazaret en 1960, aunque lleva desde los 20 años afincado en la provincia de Barcelona. "Mis hijos nacieron aquí y, como ellos son catalanes, yo también lo soy". Aquí empezó su carrera discográfica, aunque llevaba cantando desde bastante antes. "Por las mañanas iba a pescar con mi padre y luego me quedaba por la playa; cantaba por los merenderos y luego pasaba el plato para ganar algunas pesetas más. Hacía cosas de Peret o El Príncipe Gitano, o baladas de entonces por rumba".

Su primera guitarra la salvó literalmente de las aguas. "Nos dedicábamos a la pesca con boliche. Las barcas se adentraban extendiendo las redes y nosotros tirábamos de ellas y sacábamos el copo", recuerda. "Tendría yo 16 años cuando un día, al tirar de la red apareció un guitarra acústica Gibson. Le debería haber caído a alguien en alta mar, y el jefe, como yo estaba entonces aprendiendo a tocar, dijo: '¡Esa guitarra, pa’ mi Parrita!'. La dejamos al sol para que se deshinchara de agua y yo le cambié luego las cuerdas metálicas por unas de nylon, para poder tocarla con los dedos y que sonara más flamenca". Con ella iba de un lado a otro y compuso sus primeras canciones. "Muchas veces me digo: ¿dónde estará mi guitarra aquella? ¿A quién se la daría, que yo no lo recuerdo?".

El año pasado rompió un lustro de silencio discográfico con el inesperado 'Copla flamenca'. Un disco de versiones ideado por el propio Paco de Lucía, junto al que cantó como invitado sorpresa la última vez que actuó en Barcelona, en el Auditori del Fòrum. Coplas que, sin embargo, no sonarán este viernes en un nuevo espectáculo cuyo título lo dice todo: 'Todo Parrita'. 

Temas: Flamenco · Música