Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

UN MITO EN CUIDADOS INTENSIVOS

Lauda, muy grave, tras un trasplante de pulmón

El campeonísimo austriaco de F-1 se quemó los pulmones en su legendario y dantesco accidente de agosto de 1976 en Nurburgring

La intervención ha sido un éxito, pero Lauda requiere múltiples cuidados dada su delicada situación a lo largo de los últimos años

Niki Lauda, campeonísimo austriaco de F-1, en peligro tras un trasplante de pulmón. / REUTERS / HEINZ-PETER BADER

El 1 de agosto de 1976, Niki Lauda recibía la extremaunción en el Hospital de Adenau tras sufrir un dantesco accidente en el circuito de Nurburgring.  Quemaduras de tercer grado en casi todo su cuerpo, y lo peor, la inhalación de gases a altas temperaturas que habían quemado sus pulmones por dentro. Seis meses después, Lauda estaba corriendo. 42 años después, permanece muy grave en el Hospital General de Viena, no muy lejos de Adenau, tras un trasplante de pulmón.

Regreso de las vacaciones

Hace un par semanas, Niki se fue de vacaciones a Ibiza tras ver cómo su chico, Lewis Hamilton, enderezaba el camino al título, el quinto consecutivo para Mercedes, tras el Gran Premio de Alemania. Al sol de la Pitiusa, comenzó una gripe y una tos fea que aconsejaron a Lauda regresar a Austria. La gripe de verano había evolucionado hacia una neumonía y Niki no acepta los medicamentos de forma normal tras sufrir el transplante de dos riñones años atrás. El equipo médico advirtió, el pasado miércoles, del peligro que corría la vida de Lauda y buscaron un pulmón para su trasplante en una base de datos internacional. Éste llegó el miércoles por la noche desde el extranjero.

Operación exitosa

Los jefes del Departamento Clínico de Cirugía Torácica, Walter Klepetko y Konrad Hötzenecker, han confirmado que la operación ha sido un éxito y solicitan que “entiendan que la familia no hará declaraciones públicas y pide que se proteja su privacidad", según publica el medio de comunicación austriaco Österreich. 42 años después de que Arturo Merzario se quemara las manos para sacarle de aquel coche en llamas en Nurburgring, probablamente a consecuencia de aquel accidente por el que le daban por muerto —Daniel Audeto llamo a Enzo Ferrari para decirle que fichara a Emerson Fitipaldi por dos años—Lauda, de 69 años, vuelve a estar en estado grave y todo el mundo automovilismo sigue pendiente de quién venció a la muerte para volver a correr tras aquel dantesco accidente. 

Outbrain