Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

RESACA DEL GP DE MISANO

Márquez lleva seis carreras aumentando su ventaja sobre el segundo

"Hay que atacar para defenderse", dice el tetracampeón, que se ha subido al podio en 10 de los 12 grandes premios que se han disputado

"Lo fácil sería salir y conformarse con la tercera plaza tras las dos Ducati, pero hay que forzar siempre", insiste el gran favorito al título antes de correr en Aragón

Marc Márquez (Honda) conversa en su box con Santi Hernández, su ingeniero en el equipo Repsol Honda. / ALEJANDRO CERESUELA

Marc Márquez (Honda), de 25 años, tetracampeón del mundo de MotoGP, líder destacado del Mundial-2018 de la categoría ‘reina’, sigue demostrando, gran premio tras gran premio, que el objetivo de conquistar su quinto título mundial en las seis temporadas que lleva entre los ‘reyes’ (debutó en el 2013, batiendo todos los récords de precocidad de sus antecesores), está cada vez más cerca.

A falta de seis carreras (Aragón, Tailandia, Japón, Australia, Malasia y Valencia), con 150 puntos aún en juego, el Márquez posee 67 puntos de ventaja sobre su nuevo perseguidor, que no es otro que el italiano Andrea Dovizioso (Ducati), que, tras su brillantísimo triunfo de ayer, en Misano Adriático, ante 96.758 ‘tifosis’, ha sustituido a Valentino Rossi (Yamaha) en la segunda plaza de la general. Desde que se cayó en Mugello (Italia), Márquez ha sido lo suficientemente fuerte y hábil como para aumentar su ventaja sobre el segundo clasificado al finalizar cada una de las carreras.

Marc Márquez, en el podio de Misano con su equipo y papá Juliá, a la derecha con gafas de sol. / ALEJANDRO CERESUELA

Márquez lleva 10 podios en 12 grandes premios. Es decir, siempre que ha terminado, o ha ganado o se ha subido al ‘cajón’. Solo ha fallado en dos ocasiones: Argentina, cuando fue penalizado por su impetuosa carrera, que hubiese podido ganar si hubiera actuado con menos fogosidad, pues era, de mucho, el más veloz en pista y cuando se cayó en Mugello (“uno de los errores más graves de estos seis temporadas”). Hasta ayer, en el ‘jardín’ de Rossi, era ‘Vale’ quien perseguía a Márquez. “Es un auténtico milagro que yo, con esta Yamaha que me toca pilotar, haya sido segundo del Mundial hasta hoy”, se extrañó ayer el ‘Doctor’. En la segunda etapa italiana y tal y como temía el campeonísimo italiano, ‘Dovi’ y su poderosísima Ducati ‘Desmosedici’ ha tomado el relevo de su compatriota.

No conformarse nunca

“¿Qué cómo he conseguido aumentar mi ventaja sobre el segundo tras cada gran premio?, sencillo: siendo persistente, siendo duro, preparando bien la carrera en los ensayos de viernes y sábado y, sobre todo, no rindiéndose nunca¿”, explicó Márquez a El Periódico una vez concluido el GP de Misano Adriático. “Sería fácil, muy fácil, decir, venga, tercero tras las dos Ducati, y tirar la toalla. Pero, quizás, si no fuerzo a Jorge, no falla, no se hubiese caído, no logró acabar segundo porque, lo que tenía claro, es que por moto era imposible pasarle en las últimas vueltas”.

"Lo difícil para un campeón como Marc ha sido entender y asimilar que no siempre se puede ganar. Ahora gestiona las carreras con gran maestría"

Emilio Alzamora

Manager de Marc Márquez

Márquez, que sigue considerando a la ‘Desmosedici’ una moto muy, muy, completa, que acelera muchísimo y frena de forma tremenda, insiste en que para aumentar, gran premio a gran premio, la ventaja “hay que tener fe en tus fuerzas, en las de tu equipo, en tu moto, sentirte fuerte aunque no puedas ganar y seguir atacando como mejor defensa. Si atacas y das el cien por cien de tus fuerzas, tienes muchas más posibilidades de ganar, o acabar en el podio, que de perder o caerte. Pero, claro, siempre estás muy cerca del límite”.

El líder de Honda, que, la verdad, está recibiendo nula ayuda de su compañero de box, Dani Pedrosa, que se retirará de las carreras, tal vez no del Mundial pues, probablemente, será el próximo piloto probador de KTM, sigue siendo el piloto que más grandes premios ha ganado, cinco: Austin (EEUU), Jerez, Le Mans (Francia), Holanda y Alemania. Dovizioso (Catar, Brno y Misano) y Lorenzo (Mugello, Barcelona y Austria) suman tres cada uno y el otro vencedor del año, que llegó a ser hasta líder del Mundial, es Cal Crutchlow (Honda, Argentina).

Marc Márquez se dispone a coger su Honda, en los ensayos del sábado en Misano. / ALEJANDRO CERESUELA

Márquez, pese a la caída, ya salió líder de Mugello, el precioso circuito de la Toscana. A partir de ahí, no ha cesado de aumentar su ventaja con respecto al segundo. Quedó segundo en Montmeló, tras Lorenzo, y aumentó d 23 a 27 puntos su ventaja sobre Rossi, que fue tercero; ganó en Assen y subió al diferencia con respecto a ‘Vale’, que fue quinto, a 41 puntos; volvió a ganar en Alemania y pasó a tener 46 puntos más que el ‘Doctor’, que fue segundo; acabó tercero en Brno, donde ganó ‘Dovi’, y se distanció tres puntos más (49) sobre Rossi, que fue cuarto; fue segundo, tras Lorenzo, en Austria, y pasó a tener 59 puntos más que Valentino, que fue sexto; se suspendió Silverstone (GB) y ayer, en Misano, acabó segundo tras ‘Dovi’ y Rossi fue séptimo, perdiendo la segunda posición del Mundial, que ocupa la estrella italiana de Ducati, a 67 puntos.

“Lo importante de Marc”, explica Emilio Alzamora, manager del tetracampeón, “no es que haya ganado o acabado en el podio las 10 carreras que ha concluido este año, o que haya aumentado, tras cada gran premio, su ventaja sobre el segundo de la general, lo importante de Marc es que ha aprendido a dosificar sus fuerzas, a saber cuándo puede o debe apretar, cuándo puede jugársela y cuándo no. Y eso, en un joven cuya obsesión, hace un par de años, era que si no ganaba se sentía un fracasado, tiene muchísimo mérito, pues los rivales y las motos también juegan y no siempre se puede ganar. Ahora gestiona las carreras con gran maestría. La Ducati actual es, sin duda, una moto muy, muy, muy difícil de ganar”.

Temas: Marc Márquez

Outbrain