Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

MUNDIAL DE MOTOGP

Pedrosa, más cerca de retirarse que de fichar por Yamaha

El tricampeón catalán, admirado en el 'paddock' por su prodigioso pilotaje, no se ve con fuerzas de asumir un nuevo reto que le exigirá ganar

La estrella de Honda ha sufrido tantas lesiones en su infructuoso camino hacia el título, que no quiere crear falsas expectativas en el nuevo equipo

Dani Pedrosa, piloto oficial del equipo Repsol-Honda. / EMILIO PEREZ DE ROZAS

El gran premio nº 285 de Dani Pedrosa (Sabadell, 29 de septiembre de 1985), celebrado este pasado fin de semana en Assen, fue horrible, uno de los peores de su exitosa carrera en la que tan solo le falta el título grande, el de MotoGP. Ha conseguido dos títulos del mundo de 250cc (2004 y 2005) y un título de 125cc (2003), convirtiéndose en el único piloto de la historia hasta el momento (Marc Márquez, desde luego, lleva camino de ello) en ganar, como poco, un gran premio en todas las temporadas (esta es la 13ª) en las que ha participado en la máxima categoría. Pedrosa ha sido tres veces subcampeón del mundo de la categoría 'reina', en el 2007 (detrás de Casey Stoner), 2010 y 2012 (detrás de Jorge Lorenzo).

Fue tan horrible la carrera de Pedrosa (15º, a 16 segundos de su compañero Márquez, vencedor) que, según ha podido saber EL PERIÓDICO, el tricampeón catalán está ahora mucho más cerca de anunciar su retirada a final de la presente temporada que de aceptar la oferta del nuevo equipo Petronas-Yamaha para pilotar, los dos próximos dos años, una YZR-M1 casi oficial. 

La Yamaha que le han garantizado desde la fábrica de los tres diapasones es una moto con un potencial excelente, según se comprometieron con él los responsables de la firma japonesa, el pasado viernes por la tarde, en una reunión secreta que se produjo en una de las oficinas del ‘paddock’ del popular trazado de Assen (Holanda). Pedrosa, harto de hacerse daño y no recibir como compensación el tan ansiado título de MotoGP, está en estos momentos más cerca de anunciar su adiós, que de su flamante fichaje por Yamaha.

Huyó de Assen

La cabeza de Pedrosa sufrió, el pasado domingo, una tremenda decepción después de haber pasado, en efecto, un fin de semana desolador, en el que reconoció que tenía la cabeza en otras cosas y que, así, era imposible pilotar una moto de carreras. Tal fue la decepción sufrida por el tricampeón catalán, que Dani abandonó el circuito holandés sin apenas despedirse de nadie, sin convocar, por vez primera en muchos años, a los medios de comunicación para dar una explicación de lo sucedido o la interpretación de su fin de semana (los periodistas recibieron un audio de su asistenta de prensa con una escueta explicación de Dani sobre la carrera), y obsesionado con resolver, de una vez por todas, su futuro.

Alberto Puig, descubridor de Pedrosa, cuida de una lesión en sus inicios en el Mundial de 125cc. / EMILIO PÉREZ DE ROZAS

Miembros del equipo Repsol Honda trataron de justificar la situación, la tremenda responsabilidad, el estrés, la duda y el temor mostrado por Pedrosa a lo largo del pasado fin de semana. “Dani es un extraordinario piloto, no hace falta que lo demuestre, se sabe, pero Dani está atravesando una situación difícil, muy delicada. Assen ya es, de por sí, uno de los circuitos que más le cuesta, por su físico o por lo que sea. Hay algo que es muy, muy, importante a la hora de pilotar nuestra Honda: si no la pilotas motivado es imposible conseguir un buen rendimiento. Nuestra moto requiere un esfuerzo físico y mental tremendo y es imposible sacarle su máximo rendimiento si no pilotas con ganas. Tienes que pilotarla con valentía, con mucho coraje”, señaló Marc Márquez tras bajarse del podio.

Garantías plenas de Yamaha

No solo su compañero Márquez, con el que mantiene una excelente relación, fuera y dentro de la pista, defendió a Pedrosa, también lo hizo su exmanager, su mentor y actual Director Deportivo de Honda Racing Corporation (HRC), Alberto Puig. “Dani nunca se sintió cómodo a lo largo de todo este fin de semana, porque esta pista casi siempre es muy difícil para él y no pudo recuperar el tiempo perdido en los entrenamientos. Espero que pueda estar compitiendo de nuevo con los de delante dentro de dos semanas en Sachsenring, en el Gran Premio de Alemania, que es una pista que sí le gusta y se adapta a su estilo de pilotaje”.

Pedrosa tuvo, a lo largo del fin de semana de Assen, varias citas decisivas para resolver su futuro. Conoció, por vez primera, al empresario malayo Razlan Razali, poseedor ya en el ‘paddock’ de dos equipos en Moto3 y Moto2 y que ahora, con el dinero de su principal patrocinador, la petrolera malaya Petronas, espónsor principal del equipo Mercedes de F-1, comprará las plazas de MotoGP que tiene Jorge Martínez ‘Aspar’para, en principio, formar un equipo con el italiano Franco Morbidelli, de la escuela de Valentino Rossi, y el propio Dani Pedrosa, que, al parecer, dirá finalmente que 'no' porque no se ve con coraje, moral, fuerzas y determinación para aceptar, en la medida de un piloto casi oficial, el reto de ganar o estar delante peleando por el podio, después de 13 temporadas agotadoras y repletas de sinsabores y lesiones.

Dani Pedrosa, con 16 años, se despereza, en el 2003, año en que ganó su primer título mundial (125cc), en la habitación que ocupaba en el Hotel Montecastillo, junto al circuito de Jerez.  / EMILIO PÉREZ DE ROZAS

Pedrosa, no solo mantuvo una charla fructífera con Razali, que el domingo se llevó una gran decepción al ver el resultado del piloto catalán en la carrera (repito, 15º, a 16 segundos del vencedor), sino que también tuvo un encuentro con el máximo responsable deportivo del equipo oficial Movistar Yamaha, el británico Lin Jarvis, que se presentó al encuentro con Dani acompañado de la cúpula técnica del fabricante japonés para garantizarle al piloto de Castellar del Vallés que su moto, sin ser idéntica a la de Valentino Rossi y Maverick Viñales, sería altamente competitiva y ganadora.

A Pedrosa, en principio, lo que más le inquietaba era saber si Yamaha estaría detrás del nuevo equipo Petronas para participar, a lo largo de la temporada, en el desarrollo de la moto. Es cierto que el tricampeón catalán bajará, sensiblemente, sus ingresos (como le ocurre a Jorge Lorenzo al pasar de Ducati a Honda) en caso de fichar por el nuevo equipo malayo, pero su preocupación era poseer una moto competitiva y esa garantía la recibió, el pasado viernes, de Jarvis y los ingenieros japoneses encargados de las motos ‘satélites’.

No quiere estar por estar

Una vez regresó a su casa, Pedrosa empezó a darle vueltas a su futuro y todo parece indicar que no se encuentra con coraje de afrontar, a tope, un cambio de marca, de nivel y, sobre todo, no quiere decepcionar a nadie en caso de dar ese paso, dejar el mejor equipo del Mundial de MotoGP, el ‘team’ campeón Repsol Honda, y pasar a formar parte de un equipo en el que, sin el mejor material del campeonato, se le exigirá que este siempre entre los cinco primeros e, incluso, que se suba al podio o gane alguna carrera.

Pedrosa no es de los pilotos que seguiría en el Mundial por seguir, por dinero. La cuenta corriente de Pedrosa ya es grande y a Dani no le gusta el ambiente de las carreras, no es un apasionado de la vida del ‘paddock’. Es más, siempre se ha mostrado contrario a ese tipo de vida, siendo una de las poquísimas estrellas del campeonato que prefiere vivir en un hotel que en un camión-vivienda en el circuito.

Tal vez probador de KTM

Da la sensación de que Pedrosa rechazará, al final, la oferta de Petronas-Yamaha y decidirá, como mucho, convertirse en el piloto probador de la firma austriaca KTM, cuya oferta también tiene sobre la mesa. Es más, posiblemente, tras el ‘no’ a Petronas, Pedrosa ponga como condición a KTM la de no ser, ni siquiera, piloto invitado en tres, cuatro o cinco grandes premios de la próxima temporada, tal y como le ha ofrecido la firma que dirige el apasionado Stefan Pierer. Pedrosa aceptaría así ser piloto probador, pero lo que no quiere es añadir posibilidades a nuevas lesiones, pues ya ha padecido suficientes a lo largo de su extensa y exitosa carrera.

Pedrosa, que recibe a diario la admiración de los 2.000 habitantes del ‘paddock’ del Mundial de motociclismo, no solo por sus títulos y victorias sino por lo que ha logrado siendo el piloto más bajo de la parrilla (1.60 metros), debutó, de la mano de Alberto Puig, en el GP de Japón del 2001, con solo 16 años, ahora tiene ya 32.

A partir de entonces, siempre vinculado a Honda (ese es otro de los motivos que le empujan a jubilarse de antemano, quiere hacerlo con el buen sabor de boca de haber sido siempre un piloto fiel a su marca), Dani ha totalizado hasta el momento 285 carreras, ha ganado 54 --solo Agostini (122), Rossi (115), Nieto (90), Hailwood (76), Lorenzo (67) y Márquez (65) han ganado más grandes premios que él--, logrado 153 podios (casi la mitad de los carreras que ha corrido), 49 ‘poles positions’ y 65 vueltas rápidas.

Outbrain