Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

BACTERIA AGRESIVA

La plaga de 'Xylella fastidiosa' sigue imparable en los almendros de Alicante

La Generalitat valenciana informa de un tercer foco con 26 parcelas del llamado 'ébola de los olivos'

La zona afectada por las restricciones se extiende por 70 municipios y alcanza también a 35 viveros y centros de jardinería

Especialistas del Laboratorio de Bacteriologia del IVIA, el centro español de referencia para bacterias fitopatógenas, durante el procesado de una muestra vegetal. / MIGUEL LORENZO

La 'Xylella fastidiosa', una bacteria conocida como el ‘ébola de los olivos’ por la virulencia con la que atacó a esta especie en Italia, continúa su expansión por la provincia de Alicante, la única de la Península en la que ha sido detectada hasta ahora, pero de momento solo afecta a almendros. La Conselleria de Medi Ambient de la Generalitat valenciana anunció este lunes un tercer foco que está ya a cuatro kilómetros del primero, aunque de momento no ha afectado a otros tipos de árboles y arbustos.

Desde que se confirmó a finales de octubre del pasado año su presencia en las islas Baleares, los expertos daban por hecho que la ‘Xylella’ saltaría a la Península, algo que se confirmó a finales del pasado mes de junio, y que una vez en ella sería muy difícil contenerla. Y así está siendo.

La hipótesis inicial es que fueron los insectos los que hicieron de transporte a la bacteria y le ayudaron a cruzar el centenar de kilómetros que separa Ibiza de Alicante, pero hasta ahora las muestras que se han analizado de los vectores que han caído en las 30 trampas colocadas en la zona han dado negativo.

La primera confirmación de la presencia de la 'Xylella' se produjo en la localidad alicantina del Castell de Guadalest y, pese al tratamiento de choque llevado a cabo, apenas un mes más tarde se dio cuenta de un segundo brote. Se trataba nuevamente de almendros y en una parcela situada en otra localidad, Benimantell, a solo un kilómetro de la primera. Siguiendo la normativa comunitaria, la 'conselleria' realizó un tratamiento con insecticidas en las parcelas afectadas y también en todas aquellas en un radio de cien metros para tratar de frenar de manera inmediata la expansión.

Según los datos ofrecidos por el Gobierno valenciano, se trataron con este método 18 hectáreas. Después se procedió a arrancar y a triturar los árboles afectados, que según el recuento de la conselleria fueron 304. Pero esas medidas, criticadas en su momento por alarmistas y extremas por algunos de los alcaldes de la zona, no han logrado contener el avance de la bacteria y la 'consellera' Elena Cebrián confirmó que el IVIA, el laboratorio nacional de referencia, ha confirmado nuevos positivos en 26 parcelas de almendros.

Según el detalle ofrecido, veintitrés de esas parcelas están dentro de la zona demarcada tras los dos primeros brotes pero las otras tres están ya fuera de ese radio de acción, a unos cuatro kilómetros. La 'conselleria' ha encargado un plan a la Universitat Politècnica de València para redactar una normativa que ordene las indemnizaciones, un aspecto clave para seguir contando con la complicidad de los agricultores para que den los pertinentes avisos.  

100.000 hectáreas en cuarentena

Este tercer foco ha creado una nueva zona demarcada que incluye las parcelas afectadas pero también las que están dentro de un radio de 10 kilómetros y comprende algo más de 100.000 hectáreas. En total, afecta ya a más de 70 municipios y a unos 35 viveros y centros de jardinería que verán cómo se inmoviliza todo su material susceptible de servir de transporte a la ‘Xylella’ hasta que se compruebe que está libre de contagio. El hecho de que hasta ahora solo hayan resultado almendros minimiza de momento el gran impacto económico que puede tener.

Outbrain