Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

PERFIL

Con 'King Kong' empezó todo

Daniel Monzón se ha convertido en un director infalible para la taquilla. Su última película, 'Yucatán', lo ha vuelto a encumbrar a lo más alto

Mallorquín de nacimiento y valenciano de adopción, reconoce que siempre se ha sentido muy próximo al espíritu berlanguiano y fallero. Desde pequeño admiraba la fiesta grande de la ciudad, ¿cómo podían construir esos monumentos imponentes para después quemarlos? 

A los 18 años se trasladó a Madrid para estudiar Ciencias de la Información, pero el gusanillo del cine ya lo llevaba dentro desde que su abuela lo llevara a una sala a ver 'King Kong'. Fue entonces cuando se sumergió en los libros de su padre, catedrático de Literatura y cinéfilo, investigando las posibilidades que ofrecía ese rico imaginario que terminaría convirtiéndose en su gran pasión. 

Comenzó a 
colaborar
 en 
‘Fotogramas’ 
mientras cursaba
Periodismo. 
Luego, entró en 
‘Días de Cine’

Mientras continuaba con la carrera, empezó a escribir de cine. Mandó unos textos a la revista 'Fotogramas' y pronto se situó como una de las firmas críticas más importantes del país. Ahí empezaron sus años de escuela, entre festivales y entrevistas. En 1994 Ramón Colom le propuso entrar como subdirector de 'Días de Cine' en la etapa de Antonio Gasset. Fue otro momento de gran aprendizaje, tuvo la oportunidad por primera vez de capitanear un equipo y de practicar con el montaje y el ritmo a través de los reportajes que hacía. Nos cuenta que cuando se sentaba frente a directores como Roman Polanski, George Miller, John Carpenter o Steven Spielberg, les preguntaba detalles sobre sus películas como si adoptara una actitud de alumno. Estaba ávido de aprender, pero mientras, iba diseminando sus conocimientos en televisión y en radio, en el programa de Andrés Aberasturi 'Dos horas de nada' y en 'La radio de Julia', de Julia Otero

'Hijo' en adopción

Durante esa época comenzó a escribir un guion junto a Santiago Tabernero, 'Desvío al paraíso', que terminaría ganando una subvención del Ministerio de Cultura y del que se hizo cargo Gerardo Herrero. Fue entonces cuando se dio cuenta de que no podía volver a dar otro 'hijo' en adopción, que el próximo guion que escribiera, lo dirigiría él. Y así fue. Con su ópera prima no se lo puso nada fácil. 'El corazón del guerrero' (2000) era una película de fantasía y aventuras juveniles de una alta complejidad técnica y bastante inusual en nuestra cinematografía. Cuando le dio a leer el guion a su amigo Álex de la Iglesia, este le dijo: «Si te vas a dar una hostia, que sea a lo grande». Y fue a por todas, tanto, que por primera vez en una producción española se utilizaron tres equipos distintos para los efectos especiales: los digitales, los de maquillaje y los mecánicos. 

Fue nominado al Goya a mejor dirección novel y llamó la atención de Andrés Vicente Gómez, que le produjo su siguiente película, la comedia disparatada y de inspiración mediterránea y espíritu picaresco 'El robo más grande jamás contado' (2002). En 'La caja Kovak' (2006), ambientada en su ciudad natal, practicó el 'thriller' de misterio con un reparto internacional para hablar de la manipulación a través del terror. Fue la primera vez que firmó un guion junto a Jorge Guerricaechevarría, que se convertiría en su colaborador habitual hasta este momento. 

 

Noches en vela

Mientras se pasaba las noches en vela cuidando a su niña cuando era bebé, leyó por casualidad la novela de Francisco Pérez Gandul 'Celda 211' y supo que ahí había una película. Su inmersión en el universo carcelario con un Luis Tosar icónico interpretando al cabecilla de un motín, lo encumbró definitivamente al olimpo de los grandes directores de nuestro cine. Ganó todos los premios habidos y por haber esa temporada, entre ellos ocho Goya. 

 

Pero Daniel Monzón no se acomodó en los agasajos. Y siguió arriesgando, poniéndoselo difícil. Quería contar en su siguiente proyecto la complicada situación del narcotráfico en el Estrecho de Gibraltar. Se fue a vivir con Jorge Guerricaechevarría una época a Marruecos y estuvieron investigando y hablando con policías, delincuentes, dueños de plantaciones de marihuana. Y de ese retrato poliédrico de la zona y sus gentes surgió 'El Niño' (2014), de nuevo con Luis Tosar como protagonista. Ahora actor y director vuelven a emprender una aventura juntos en 'Yucatán'. Monzón dice que ya piensa las películas directamente para él. Un tándem invencible, ahora en clave cómica, porque según dicen, siempre se han reído mucho juntos. 
 

Temas: Cine

Outbrain