Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

CATÁSTROFE NATURAL

Trump visita Puerto Rico para defenderse de las críticas a su respuesta al huracán

Oxfam describe la reacción del Gobierno de EEUU como "lenta e inadecuada" y condena las penurias que están padeciendo los isleños

Donald Trump y su esposa Melania antes de partir hacia Puerto Rico. / AP / Andrew Harnik

Dos semanas después de que el huracán 'María' barriera Puerto Rico dejando a su paso un inmenso rastro de destrucción, más de la mitad de los 3.4 millones de puertorriqueños siguen sin agua corriente, solo se ha reparado un 5% del tendido eléctrico y únicamente funcionan el 17% de las torres de telefonía. El Gobierno federal todavía no ha autorizado todo el paquete de ayudas a su disposición, que tardó solo 10 días en desplegar en Tejas tras las inundaciones de Harvey, y algunas localidades siguen abandonadas a su suerte. “Estamos escandalizados por la lenta e inadecuada respuesta que el Gobierno de EEUU ha proporcionado a Puerto Rico”, ha dicho Oxfam en un comunicado.

La frustración crece en la isla caribeña, donde aterrizó ayer Donald Trump para comprobar, en una estancia breve de cinco horas, el grado de destrucción del huracán, reunirse con las víctimas y supervisar los esfuerzos de los servicios de emergencia. Sin embargo, al llegar, Trump aseguró que el paso del huracán María "no es una catástrofe real" como fue el Katrina, comparó las "16 muertes confirmadas, 16 frente a miles" en el huracán del 2015 e incluso advirtió: "Odio decíroslo, Puerto Rico, pero estáis haciendo que se vea desfasado nuestro presupuesto".

La visita venía precedida por la polémica, y no solo por la parsimoniosa respuesta de la Administración a las penurias de los millones de ciudadanos estadounidenses de la isla. Después de que la alcaldesa de San Juan criticara la respuesta de la Administración, Trump acusó a los puertorriqueños de tener un "liderazgo pobre" "querer que se lo hagan todo", unas manifestaciones que han escocido a los isleños. No están solos, sin embargo, en la condena de la Casa Blanca, que ha enviado a miles de militares y 10.000 miembros de los servicios de emergencia. “El agua limpia, los alimentos, el combustible, la electricidad y la atención sanitaria escasean y no dejan de menguar”, afirma Oxfam. “Estamos escuchando excusas y críticas por parte de la Administración en lugar de una respuesta cohesionada y compasiva”. 

Outbrain