Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

DERECHO A LA VIVIENDA

Alquiler por encima de las posibilidades

Los inquilinos pueden llegar a pagar en ciudades como Barcelona más del 60% de sus ingresos por la casa

Más de 72.000 familias necesitaron ayudas públicas para hacer frente a la renta de la vivienda en el 2017

Agencia inmobiliaria de Barcelona. / FERRAN NADEU (FERRAN NADEU)

Vivir por encima de las posibilidades ya no es sinónimo de derroche. En estos tiempos de escasez de oferta inmobiliaria es sinónimo de vivir de alquiler. Y no solo porque una parte importante de la población necesita acudir a ayudas públicas para costear la renta de la vivienda en la que vivir, también porque quien tiene que hacer frente de su bolsillo a un alquiler puede llegar a pagar más del 40% de los ingresos familiares. Sobrepasar este límite significa poner en riesgo la estabilidad financiera de la unidad familiar. De hecho, cuando un banco valora la concesión de una hipoteca, que esta deuda supere el 30% de la renta del titular del préstamo es un motivo para denegarla.

No todo el mundo necesita una ayuda para pagar el alquiler. Pero en Catalunya, 72.000 personas sí que tuvieron que acudir a ella en el 2017, según los datos de la Agència d'Habitatge de Catalunya (AHC). De ese número, un 30% de las personas tenían ingresos de 6.000 euros anuales, mientras que un 58% alcanzaban los 15.990 euros al año. Las rentas pagadas entre unos y otros estuvieron entre los 450 euros al mes y los 700, al margen de las ayudas (200 euros de media). Cabe destacar que los arrendamientos más bajos representarían un 90% para los ingresos de 6.000 euros, mientras que el caso de los alquileres de 700 euros representan el 52,5% de las rentas más elevadas. «Y el problema es que no podemos aumentar las ayudas. Este año no tendremos más dinero que el 2017», ha comentado Jaume Fornt, director de la AHC. «Lo que ahora hace falta es intervenir estructuralmente: crear un parque de alquiler social», agrega. El problema, no obstante sigue siendo la falta de recursos.

Atornillando el presupuesto

La falta de oferta sigue presionando sobre los precios donde hay demanda y atornillando a los presupuestos familiares como muestra la comparación de la encuesta de salarios del Instituto Nacional de Estadística (INE) del últmo trimestre del 2017, con los precios del alquiler que recoge el Incasol. Desde el 2013, cuando empieza a recuperarse el sector, se mueve al alza y alcanza proporcionas preocupante.

Pero incluso los precios medios no acaba de reflejar la realidad del mercado. «Fuera de Barcelona puedes acabar pagando 500 euros, descontadas las ayudas al alquiler por un piso de 80 metros cuadrados. En Barcelona necesita pagar más de 900 euros. Ese alquiler para muchas familias es inasequible», describe Joan Oller, presidente del Col.legi d'API de Catalunya.

Outbrain