Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

PREVISIONES ECONÓMICAS

El 2017 será el peor año para la obra pública desde que se inició la crisis

Las dificultades presupuestarias llevará a mínimos la inversión en ingeniería civil, destaca el ITeC

El peor momento para la obra pública en España está por llegar, pese a que la construcción está en proceso de salida de la recesión. Pero la realidad es que el 2017 será el peor año desde que se desataron las turbulencias para la ingeniería civil en España. Para el ITeC (El Instituto de Tecnologías de la Construcción), la inercia de un año de gobierno en funciones y las directrices sobre el déficit marcadas por Bruselas, apuntan a un panorama todavía desolador para uno de los principales motores de la construcción junto con la edificación residencial. "La dinámica que se ha generado en estos últimos años ha sido negativa para esta actividad. Ahora, por fin, tenemos Gobierno, pero no tenemos dinero para invertir", ha comentado Francisco Diéguez, director general del ITeC durante la presentación del informe anual de Euroconstruct, que incluye las tendencias del sector en Europa. 

La crisis económica tuvo un impacto gravísimo en el sector, con caídas de hasta el 25% anual, pero en los años 2014 y 2015 se produjo un repunte, "relacionado principalmente con las elecciones locales", ha comentado Josep Ramon Fontana, director del departamento de mercados del instituto. "No se trata de un fenómeno particular de España, también ocurre en otros países, como Francia". "Cuando hay elecciones, los alcaldes tiran la casa por la ventana", ha agregado, lo que tiene un impacto en la obra civil. Pero desde entonces, se han producido caídas del 11% en el 2016 y se prevé un descenso del 6% en el 2017, lo que llevará al sector a su punto más bajo de producción. Para el 2018 y 2019 se espera un ligero crecimiento, pero todavía será inferior a la producción registrada en el 2016.

El ITeC añade a las dificultades que impiden el crecimiento del sector la paralización de importantes obras, además de por problemas presupuestarios, por los métodos de adjudicación, que en estos momentos están en pleno procedo de revisión. "Se está produciendo un cambio de paradigma en la licitación y algunas obras están en proceso de discusión por el modelo de licitación", ha destacado Diéguez.

EL IMPULSO DE LA VIVIENDA

La inercia negativa generada por la ingeniería civil quedará compensada, no obstante, por la actividad residencial. El instituto calcula crecimientos de hasta el 7% en el periodo 2017/2019, gracias, principalmente, a la actividad de los grandes fondos de inversión internacionales que actúan en la promoción inmobiliaria en España. Destaca el ITeC que no ha datos sobre la aportación de los grandes inversores al sector, "pero tenemos la sensación de que en poco tiempo la balanza se decantará hacia los fondos internacionales en lugar de hacia los promotores locales", ha vaticinado Fontana.

En este entorno, el instituto prevé un crecimiento para el conjunto del sector del 2,1% en el 2016, algo inferior a la anterior previsión realizada por Euroconstruct. para el 2017, la previsión es más positivas, se peseta un crecimiento global del 3,2%, basado, específicamente, en la construcción residencial, la no residencia y la rehabilitación, ya que la ingeniería civil estará en niveles mínimos. "Puede parecer una cifra razonable, pero está por debajo del potencial teórico del país", concluye el ITeC.

Outbrain