Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

tras el ataque a la web de Yahoo

La ola de asaltos informáticos evidencia la vulnerabilidad de internet

Los datos de millones de personas se venden en la red de redes a precio de saldo

El sistema de contraseñas se muestra obsoleto y los móviles deben mejorar

Identidad desprotegidaDatos en venta. El tráfico de datos personales en internet es una amenaza con la que los ciudadanos y las empresas van a tener que convivir, como demuestra el caso de Yahoo. Un somero recuento y ordenación de los mayores casos confesados o desvelados de hurto de información personal en la red de redes refleja a las claras que la mayoría de internautas han debido de ceder de manera involuntaria algunos de sus datos, su huella digital, a un ente indeseado. Baste mirar la infografía que ilustra esta información, realizada por Statista, para constatar que ni siquiera grandes marcas de prestigio en la web son capaces de eludir el ataque de piratas informáticos. Yahoo encabeza el ránking.

Yahoo ha reconocido que información de 500 millones de sus usuarios está en poder de desconocidos. MySpace admitió recientemente que 427 millones de cuentas cayeron en poder de un pirata identificado como Tessa88@exploit.im y que esa información, correspondiente a unos 360 millones de personas, se puso a la venta por menos de 3.000 dólares en los circuitos de la internet opaca. Encima aquello valioso para cada uno de sus usuarios se vendía a precio de saldo, quizá porque es demasiado fácil de conseguir. Y es que las capacidades de los 'hackers' parecen desarrollarse al mismo tiempo que las medidas diseñadas para contrarrestarlos. En el caso de MySpace, la causa de la debacle fue el uso por parte de esta empresa de un algoritmo de seguridad no actualizado denominado SHA1 y que los más aventajados informáticos estaban en condiciones de superar con algo de habilidad.

Algo parecido sucedió con los seguidores de la web profesional Linkedin. Se publicó que por poco más de 2.000 euros fue posible la compra de la información de 117 millones de usuarios de esta base de datos y red de profesionales.

Ante las tropelías de 'hackers' deseosos de vender información privada solo queda el cambio de contraseñas regular y la vigilancia extrema de movimientos extraños en las webs que se visitan.

TELÉFONOS MÓVILES

Tanta inseguridad parece abonar el camino de los teléfonos móviles como herramienta básica de control multifuncional de la activdad en las redes sociales. Sin embargo, ni los móviles son ajenos a los peligros del siglo XXI. Este verano la firma de seguridad Check Point reveló que más de 900 millones de dispositivos Android (móviles y tabletas) estaban en peligro por una vulnerabilidad llamada QuadRooter, que permite a los 'hackers' hacerse con el control del dispositivo. Los denominados parches de seguridad son los encargados de minimizar el problema, pero los expertos auguran que habrá que convivir con la amenaza de que nuestros datos sean robados. 

El director del Negocio de Seguridad Global de Telefónica, Chema Alonso, reconoció hace unos meses en un coloquio Primera Plan@ organizado por EL PERIÓDICO en Barcelona que "las contraseñas son la cosa más absurda que existe". El problema es que las contraseñas no solo son conocidas por el usuario, también por el servidor o la web en la que se está y por lo tanto siempre serán susceptibles de ser conocidas por un tercero indeseado. 

Outbrain