Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

El Gobierno pondrá trabas por la vía judicial a la retirada de Delphi

Las comarcas gaditanas secundan la huelga general contra la marcha de la firma

El Gobierno intentará frenar la retirada de la multinacional estadounidense Delphi y hará que cumpla la legalidad española y que mantenga la actividad productiva en su fábrica de Puerto Real (Cádiz), según anunció ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en una comparecencia en el Congreso.

El jefe del Ejecutivo anunció que ha ordenado a la Abogacía del Estado que se persone en el proceso judicial abierto en los juzgados y analice "con lupa" la "posible quiebra" anunciada por la compañía.

Rodríguez Zapatero explicó que tanto la Administración central como la junta de Andalucía trabajan "codo con codo" para exigir a Delphi el cumplimiento del plan industrial firmado con los sindicatos en el 2005. "El Gobierno tiene un compromiso firme y decidido con el futuro de los trabajadores y de la Bahía de Cádiz", añadió el presidente.

Mientras tanto, la Bahía de Cádiz mostró ayer su respaldo de forma masiva a la convocatoria de huelga general en protesta por el cierre de la factoría y en defensa del empleo en la comarca. Los 14 municipios llamados al paro por CCOO y UGT amanecieron ayer desiertos. Los sindicatos cifraron el seguimiento en más de un 95%. Solo la patronal criticó la convocatoria por "innecesaria" y "dañina para la economía de la comarca" y lamentó las "coacciones" a algunos comerciantes.

Los turistas no daban crédito a lo que veían. Calles desiertas, colegios y hospitales cerrados --salvo los servicios mínimos--, transporte público parado y comercios sin abrir. A la huelga se sumaron incluso dos grandes almacenes de El Corte Inglés. El gesto fue agradecido por los sindicatos, ya que el grupo de distribución no acostumbra a secundar ningún paro. "Han comprendido que no era una protesta contra nadie sino a favor del empleo", señalaron.

MOVILIZACIÓN TRANQUILA

La jornada transcurrió sin incidentes violentos, aunque los piquetes informativos protagonizaron algunos altercados en las primeras horas del paro tras quemar contenedores y volcar un vehículo abandonado ante las cocheras de los autobuses de Cádiz.

Otro momento de tensión llegó cuando los trabajadores y sindicalistas que se manifestaron por las calles de Cádiz alcanzaron la sede de la Audiencia Provincial. Ante los escasos funcionarios que no secundaron el paro, criticaron la reciente sentencia que abre el concurso de acreedores de Delphi.

Temas: Delphi

Outbrain