Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

GESTO EN LOS JUEGOS

Un esquiador olímpico besa a su novio para reivindicar su homosexualidad

El estadounidense Gus Kenworthy lleva años defendiendo los derechos gays en su país

El beso de Kenworthy a su novio. / TWITTER

Gus Kenworthy, un esquiador especialista en acrobacias que alcanzó la final olímpica y quedó clasificado en la posición 12º en slopestyle, se ha convertido en una de las imágenes de los Juegos de Pyeongchang por el beso que le dio a su novio al acabar la actuación olímpica.

Hace cuatro años, en Sochi, no quiso exteriorizar su afecto, y eso que en aquella ocasión ganó la medalla de plata gracias a sus acrobacias con los esquís. Kenworthy tiene 26 años y se ha identificado como un ferviente defensor de los derechos gays en Estados Unidos. Entre el público también se encontraba su madre, que llevaba a modo de pañuelo una bandera arcoíris.

El esquiador estadounidense de 'freestyle', de origen inglés, es uno de los pocos participantes que llegó a los Juegos de Corea con la condición de homosexual reconocida públicamente. Otros dos son el patinador canadiense Eric Radford, oro por equipos, y el estadounidense Adam Rippon, que quedó 10º en la final individual en la que el español Javier Fernández logró el bronce.

Pero el gesto de Kenworthy, al dar un beso a su pareja, Matthew Wilkas, pasará por ser uno de los más representativos en la lucha por la igualdad del colectivo LGTB. "No me di cuenta de que estaban filmando, pero de todas maneras me siento muy orgulloso de que haya sido así", aseguró Kenworthy en Twitter, donde el esquiador colgó una captura del beso que ha merecido centenares de mensajes de apoyo. "En mi juventud no hubiera podido imaginar nunca ver dos hombres en la tele abrazándose durante los Juegos Olímpicos. Ahora, por primera vez, un joven delante de la televisión lo ha podido ver. 'Love is love'", escribió el deportista.

Recado a Mike Pence

El esquiador explicó más detalles de sus sentimientos: "Compartir un beso con mi novio es una cosa que me hubiera gustado hacer en los últimos Juegos, pero entonces tenía demasiado miedo. Poder hacerlo ahora y ver esta muestra de afecto televisada a todo el mundo ha sido increíble". "La única manera de cambiar las cosas, de derribar barreras, de luchar contra la homofobia, es a través de la acción", añadió Kenworthy. "Yo no había visto nunca a un atleta gay abrazar a su novio. Si hubiera sido así cuando yo era niño, hubiera sido todo mucho más fácil para mí".

El esquiador tuvo unos Juegos difíciles. Se fracturó el pulgar hace cuatro días, lo que hizo peligrar su final. "Al menos no tuve que darle la mano a Mike Pence", tuiteó, en referencia al vicepresidente de EEUU, presente en Corea y conocido por su aversión a los gays. 

Outbrain