Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

LA RONDA ESPAÑOLA

Thibaut Pinot pone en jaque a la Vuelta a España en un día de perros

Una fuga con el ciclista francés, uno de los favoritos, obliga al Movistar a ser el único equipo que trabaja para capturarlo en una etapa que gana el italiano De Marchi

Alessandro de Marchi entra vencedor en la 11ª etapa de la Vuelta. / EFE / MANUEL BRUQUE

Imagen de ciclistas durante esta 11ª etapa de la Vuelta. / MIGUEL RIOPA

Llegó el invierno a la Vuelta. Aparecieron los chubasqueros y las prendas de abrigo. Se entró en Galicia. El achicharrante calor andaluz ya es historia pero no la batalla de los ciclistas. Día de perros. Día gris. Día en el que Thibaut Pinot desentierra el hacha de guerra. Se trata de uno de los favoritos, el que camino de la Ribeira Sacra llega a ser líder provisional de la carrera. ¡Qué ha sido podio del Tour! ¡Qué ha ganado en Alpe d'Huez! Nada, que no se enteran, que algunos parece que quieran dejar la casa sin barrer. "Le correspondía trabajar al Movistar", admite en la meta Simon Yates, el jersey rojo, el jefe de filas de un Mitchelton australiano desaparecido en combate.

Alejandro Valverde, el que se pasea todos los días por el podio, el que es segundo de la general (a un segundo de Yates), el que lidera la regularidad y la combinada, no tiene cara de buenos amigos. Hace días que no se afeita, pero eso es una costumbre que reserva para las grandes ocasiones. Y, sin duda, pelear en esta Vuelta lo es. "Los demás equipos no corren para ganar la Vuelta. Sinceramente, no sé a qué corren. Nosotros le pusimos valor". 

Han pasado cien kilómetros desde que se dio la salida en Mombuey, un pueblo zamorano con el tiempo gris, con el día feo. Y es allí donde 19 corredores, por fin, tras un inicio explosivo, velocidad de vértigo, consiguen escaparse. En los coches de los directores, los auxiliares, van anotando en un papel los dorsales que se van cantando a través de Radio Vuelta, la emisora privada que informa de los incidentes y los detalles de la etapa. ¡Ojo! ¡Hay un número acabado en uno! Y el uno significa que hay un líder entre los fugados. Es el 51, un dorsal mítico en la historia del Tour, pues con él Eddy MerckxLuis OcañaBernard Thévenet y Bernand Hinault ganaron en París. Es el de Pinot. Y a Pinot no se le puede permitir que rebaje los dos minutos que lleva perdidos, porque si contrarresta el tiempo, no solo puede animarse, si no ganar la Vuelta.

No a las sorpresas

Parece que no importe, que sea un gregario más. El Movistar no quiere sorpresas y pone a sus hombres a trabajar, principalmente a un Imanol Erviti que está espléndido. El resto, a rueda, porque ya les va bien, porque quedan muchos días, porque los esfuerzos se pagan y porque en ciclismo, como en tantas otras facetas del deporte y la vida, a muchos ya les va bien aprovecharse del esfuerzo de los demás.

Pinot pelea, Pinot se esfuerza, quiere controlar y llevar la pauta musical. Hasta demarra un par de ocasiones; una de ellas junto a Alessandro de Marchi, el más activo entre sus compañeros de escapada y quien, poco después, triunfa en la 11ª etapa de la Vuelta, la que con sus 207 kilómetros y 80 metros era la más larga de esta edición.

La reacción de Urán

Por fin, cuando la lluvia castiga a los ciclistas con mayor violencia, despierta el Education First de Rigo Urán, aunque con la doble intención de acelerar y a la vez intentar un ataque del ciclista colombiano que fue segundo en el Tour del año pasado. Pinot acaba fundido, y si la etapa tiene un kilómetro más, hasta habría sido capturado. La recompensa a su esfuerzo es mínima. Solo obtiene 12 segundos de recompensa (13 si se cuenta una bonificación que sumó por el camino). Pero si llega a ser por muchos equipos se habría paseado este jueves por Galicia vestido de rojo.

Todas las clasificaciones en la página oficial de la Vuelta.

Outbrain