Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

LA RONDA ESPAÑOLA

La Vuelta a España no está escrita para los modestos

Victoria del australiano Clarke, en el día en el que el Sky permite al francés Molard vestirse con el jersey rojo de líder

El australiano Simon Clarke derrota a Bauke Mollema y Alessandro de Marchi en la meta de Roquetas de Mar. / AFP / JORGE GUERRERO

La Vuelta no está escrita para los equipos modestos. La Vuelta, como el Tour o el Giro, está reservada para los grandes, los que fichan a los mejores corredores, las escuadras que mueven los presupuestos más suculentos. Cuando se escapan los modestos, los grandes pasan a la acción y capturan a los pequeños. Los parias del pelotón solo gozan del premio de minutos de publicidad gratis a través de la retransmisión televisiva.

Esta es la historia que se escribe muchos días, en aquellas etapas en las que se sabe que difícilmente ocurrirán cosas importantes en la pelea por la clasificación general. Y así estaba marcada esta quinta etapa que partió de Granada para llegar a Roquetas de Mar, en Almería, tras un intenso y siempre cálido contacto con las Alpujarras.

A la Vuelta concurren los equipos importantes, los que forman parte del World Tour, la denominada 'Champions' de este deporte, pero también se invitan a aquellos conjuntos modestos, los forzados de la ruta, los 'torerillos' como los llamaba el mítico director Miguel Moreno, o los 'jornaleros de la gloria', según genuina creación del periodista José María García.

Camino de Roquetas de Mar, quinta etapa de la Vuelta, comienza el zafarrancho de combate. Todos saben que habrá fuga y que posiblemente llegará. El Sky, el equipo que disputa la general pensando en un polaco, Michal Kwiatkwoski, y un catalán, David de la Cruz, no quiere quemarse defendiendo cada día el jersey rojo de líder. Es un secreto a voces que recorre el pelotón de punta a punta. Pero a Vincenzo Nibali, que ya rueda perdido en la general, le da por escaparse. Y eso no lo puede tolerar el Sky. "No podíamos permitirle que se fugase y nos tomara minutos", reconoce Jonathan Castroviejo, miembro de la escuadra británica, en la meta almeriense. Ni agua a Nibali, no sea que resucite de entre los desaparecidos en combate.

Una fuga autorizada

Pero cuando quedan 25 delante que no suponen ningún contratiempo para la pelea de verdad, los equipos dominadores, léase Sky, Movistar, Lotto Jumbo o Mitchelton, los dejan partir porque saben que en un momento determinado de la etapa, por ejemplo durante la subida a El Marchal, alma alpujarreña, se pelearán entre ellos y solo los mejores, los de los equipos 'top', quedarán delante.

Se fugan 25 y entre ellos representantes del Burgos BH (José Mendes), Caja Rural (Jonathan Lastra) y el Euskadi (Mikel Iturria). Estos equipos corren la Vuelta con una tarjeta de invitación, porque son equipos españoles y porque hay que cuidar la cantera en este deporte. Ellos ponen la voluntad. Ellos son los forzados, los 'torerillos', los 'jornaleros'. Pero ellos, también, son los primeros en descolgarse. Y delante quedan los fuertes, los potentes, los que reciben buenas nóminas a finales de mes, y los que se juegan el triunfo de la etapa: un australiano y ganador (Simon Clarke, EF), un holandés, (Bauke Mollema, Trek) y un italiano (Alessandro de Marchi, BMC). 

El ayudante de Pinot

Mientras, por detrás, con el permiso sobre todo del Sky, que ya ha decidido liberarse de la presión de defender el jersey de líder, llega Rudy Molard, un francés del Groupama, el hombre de confianza de Thibaut Pinot, liberado por un día de trabajo, en su afán por ganar la Vuelta. Molard, un buen gregario, es el líder de la Vuelta. Él también corre en uno de los dos grandes equipos que dominan el ciclismo en Francia. No hay piedad. No hay perdón. No hay contemplaciones y de los débiles nadie se acuerda en la ruta de la ronda española.

Todas las clasificaciones en la página oficial de la Vuelta.

El nuevo líder, penalizado

Los jueces de la Vuelta a España han penalizado este miércoles, al término de la etapa, al nuevo líder de la prueba, el francés Rudy Molard. Le han impuesto una sanción de 20 segundos por recoger un bidón con agua del coche de su equipo, el Groupama, en los últimos 10 kilómetros de la etapa. El reglamento prohíbe este tipo de avituallamiento en los 15 últimos kilómetros de la etapa, de ahí la sanción, que ahora le permite liderar la carrera con solo 41 segundos de ventaja sobre Kwiatkowski, cuando el tiempo real, antes del castigo, era de 1.01 minutos.

Outbrain