Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

Brote de tuberculosis en el CIE de Barcelona

Un interno y un trabajador del centro sufren la enfermedad y 127 han dado positivo por tuberculina

Los simpapeles se someten a análisis de 10 en 10 en el CAP de Drassanes y los primeros 20 no están enfermos

El CIE de la Zona Franca. / ELISENDA PONS

Un brote de tuberculosis se ha declarado en el centro de internamiento para extranjeros (CIE) de Barcelona. Por ahora hay dos enfermos, un interno y un trabajador de la instituciónOtros 125 internos y dos funcionarios han dado positivo en las pruebas de tuberculina, es decir, han estado en contacto con la bacteria (bacilo de Koch) de alguno de los enfermos, pero no han desarrollado la infección. La tuberculosis se transmite por a través de la respiración, al hablar, toser, estornudar o simplemente descansar en cercanía con un afectado.

Personal de la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) acudió al centro el pasado 13 de marzo e hizo un cribaje: de los 179 internos, uno presenta la enfermedad y 125 han dado positivo en la prueba de tuberculina, que refleja que han generado anticuerpos contra la bacteria infecciosa. De 29 trabajadores, uno está enfermo y dos han dado positivo. Los dos enfermos están aislados y en tratamiento.

SIN MÁS POSITIVOS

A la vista de la situación, los internos que dieron positivo a la tuberculina han sido trasladados de 10 en 10 al CAP de Drassanes para realizarles una radiografía de tórax. De esta forma se comprueba si están enfermos de tuberculosis. Las visitas empezaron el pasado miércoles y han seguido hoy. En los primeros 20 casos, las placas han revelado que no están enfermos.

LLAMADA DE ALERTA

La ASPB alertó de que la dirección del CIE no estaba reaccionando a sus indicaciones pese a que se le indicó que los internos que dieron positivo debían ser analizados a partir del día 21. Por ello, altas instancias municipales advirtieron a la Delegación del Gobierno en Catalunya de la necesidad de actuar. El CAP de Drassanes ha habilitado un horario especial, de 11 a 13, para analizar a los internos del CIE.

Es altamente probable, consideran los epidemiólogos consultados, que tanto la situación de los dos enfermos de tuberculosis como la de quienes han generado anticuerpos sea consecuencia de la escasa higiene o incluso hacinamiento humano en que se encuentran en el CIE. La ASPB se ocupará ahora, como hace cuando se declara un caso o un brote de tuberculosis en el resto de Barcelona, de investigar a todas las personas que han estado en contacto con los enfermos y quienes han dado positivo a la prueba de tuberculina. Ese seguimiento exigirá realizar radiografías a todos ellos, e inicio de tratamiento en caso de existir infección aún no manifiesta.

TENDENCIA CONTRARIA EN BARCELONA

Esta situación contrasta con los buenos resultados conseguidos en el resto de Barcelona por la  ASPB en el control de la tuberculosis. En el 2016, la ciudad registró la tasa más baja de infecciones de tuberculosis de los últimos 30 años, con 16 casos por cada 100.000 habitantes. Estas cifras –la mitad de las que registra Londres, por citar un ejemplo europeo- son consecuencia del exhaustivo programa de control antituberculoso que dirige la ASPB, basado en la detección y control de los infectados y sus personas de contacto, y la intervención diaria –con agentes comunitarios de diversas nacionalidades- que se aseguran de que los enfermos toman la medicación antituberculosa indicada. Tragan las pastillas en su presencia.    

Outbrain