Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

LA HISTORIA DEL CLUB

Así es el Vissel Kobe, el futuro equipo de Iniesta

Fue fundado en 1986, estuvo a punto de desaparecer en el 2003 y Kobe, la ciudad que lo alberga, conocida por su famosa carne, sufrió un terrible terremoto en 1995

Los jugadores del Vissel Kobe se abrazan. / TWITTER VISSEL KOBE

La vida de Andrés Iniesta sufrirá un cambio significativo la próxima temporada. Pasará de ser aplaudido por más de 90.000 espectadores (aunque también es cierto que la cifra de asistencia ha bajado ostensiblemente en el Camp Nou) a recibir el calor de tan solo 30.100 aficionados si con su presencia el estadio del Parque Misaki, en la ciudad japonesa de Kobe, se llena para admirar las genialidades. El Vissel Kobe, que todavía no ha oficializado la contratación de la estrella azulgrana, es el destino del veterano centrocampista manchego.

¿Qué se encontará Iniesta cuando viaje a Kobe? Empecemos por la ciudad. Kobe tiene una población parecida a Barcelona, por lo que aquí no deberá notar mucho el cambio. Según las estadísticas oficiales, Kobe o 'la puerta de los dioses' tiene 1,5 millones de habitantes. Podrá degustar una de las mejores carnes del mundo, conocida como la 'Kobe beef', ideal para combinarse con los vinos de su bodega de Fuentealbilla, cuya venta de botellas forma parte de la negociación. 

Aspecto de la ciudad de Kobe /(Ayuntamiento de kobe)

El puerto de Kobe es, además, uno de los más importantes de Japón, aunque los estragos del terremoto del del 17 de enero de 1995 todavía siguen pasando factura porque mermó el crecimiento de la ciudad. Murieron más de 5.000 personas y 30.000 perdieron su casa.

Iniesta podrá sentirse a gusto con sus nuevos colores, ya que el rojo profundo de la primera equipación del Vissel Kobe se asemeja al grana y el azul es el segundo uniforme del conjunto japonés. ¡Ah! más vale que no utilice el tercer vestuario pues seguramente no será de su agrado. Ver a Iniesta de blanco no le resultará gratificante ni a él ni a los seguidores azulgranas.

Aficionados del Vissel, en las gradas del Parque Misaki / vissel kobe (twitter)

También, con su presencia, deberá mejorar mucho el rendimiento del Vissel pues ahora está lejos del liderato de la J1 League, que es como se denomina al principal campeonato nipón. El equipo ocupa con 13 jornadas disputadas la décima plaza de la tabla, a 18 puntos del Sanfrecce de Hiroshima, que es el líder. También el club deberá mejorar las cifras de su influencia en las redes sociales, lejos de los millones que arrastra el Barça. La cuenta oficial del Vissel Kobe tiene 56.000 seguidores, aunque ya ha crecido desde que se ha sabido que este equipo era el destino futbolístico de Iniesta.

Los patrocinadores

Cambiará además de patrocinador en cuanto a material deportivo; de Nike a Asics, aunque mantendrá el apoyo de Rakuten, la empresa que ha acelerado la contratación de Iniesta, y que compró el Vissel en el año 2003, cuando entró en bancarrota y estuvo a punto de desaparecer. Anteriormente, había sido propiedad de la firma Kawasaki, que sigue siendo también una de las firmas colaboradoras del club. Bajo el manto del conocido fabricante de motocicletas, el Vissel nació en 1986 aunque en la ciudad de Okayama, a 165 kiilómetros de Kobe.

Hasta 1994 no se produjo el cambio de sede, aunque los años siguientes no fueron excesivamente buenos para el equipo, que nunca ha ganado la Liga japonesa y que hasta la llegada de Rakuten estuvo principalmente en la Segunda División o JFL. Tradicionalmente, el club siempre ha apostado por futbolistas brasileños, aunque uno de sus fichajes internacionales más sonoros fue el de Michael Laudrup, cuando el delantero danés abandonó la disciplina del Madrid, por allá la temporada 1996-1997. Por muy poco no coincidió con Benito Floro, que dirigió al Vissel en 1998.

El oxígeno de Iniesta

Otras curiosidades, lejos del palmarés del equipo, tienen que ver con el estadio del parque Misaki, que está enclavado a cinco kilómetros del centro de la ciudad y con una parada de metro a tan solo cinco minutos a pie de las gradas. El clima también es bastante parecido al de Barcelona. En verano la temperatura máxima sobrepasa por poco los 30 grados y en invierno difícilmente baja de los 10. Si quiere ir a Tokio deberá coger el avión, ya que la capital japonesa está a 520 kilómetros de Kobe. Más cerca, en cambio, está Osaka, a solo 32 kilómetros, que comparte área metropolitana con Kobe para reunir nada menos que a 19 millones de personas que podrán respirar el mismo oxígeno que Iniesta en unos meses.

Outbrain